Adiós a Jorge Semprún

El escritor Jorge Semprún en 2008. Fotografía de Daniel Mordzins (El País).

El escritor Jorge Semprún felleció ayer en París a los 87 años. El autor de La escritura o la vida nos deja, pero su adiós no es definitivo. Ahí queda su obra, “manchada de sangre” como solía decir, un increíble testimonio del complejo y despiadado siglo XX. Pero su principal miedo, el olvido de ese horror no se marcha con él. Permanecerá con nosotros durante mucho tiempo. Todo el que queramos mientras el tejido de sus letras siga cayendo en manos lectoras. Nos queda ese legado histórico y personal que fue su vida y su obra en la que plasmó experiencias, y en la que brilla un empeño por enseñarnos, por mantenernos alertas. En uno de sus libros (Aquel domingo) dejó una frase que no he podido olvidar y que reproducen algunas de las noticias que hoy se hacen eco de su muerte. Escribía Semprún que su vida no era como un río. Y así era (o así fue). Quizás sea precisamente ahora el momento en el que el escritor pueda encontrar una cuenca segura en la que ese río pueda ir cediendo para pasar del salto a la calma, para disfrutar la paz.

Anuncios