Adiós a Jorge Semprún

El escritor Jorge Semprún en 2008. Fotografía de Daniel Mordzins (El País).

El escritor Jorge Semprún felleció ayer en París a los 87 años. El autor de La escritura o la vida nos deja, pero su adiós no es definitivo. Ahí queda su obra, “manchada de sangre” como solía decir, un increíble testimonio del complejo y despiadado siglo XX. Pero su principal miedo, el olvido de ese horror no se marcha con él. Permanecerá con nosotros durante mucho tiempo. Todo el que queramos mientras el tejido de sus letras siga cayendo en manos lectoras. Nos queda ese legado histórico y personal que fue su vida y su obra en la que plasmó experiencias, y en la que brilla un empeño por enseñarnos, por mantenernos alertas. En uno de sus libros (Aquel domingo) dejó una frase que no he podido olvidar y que reproducen algunas de las noticias que hoy se hacen eco de su muerte. Escribía Semprún que su vida no era como un río. Y así era (o así fue). Quizás sea precisamente ahora el momento en el que el escritor pueda encontrar una cuenca segura en la que ese río pueda ir cediendo para pasar del salto a la calma, para disfrutar la paz.

Anuncios

Neogastronómicos

Ilustración de José Costa Salenova en el libro 'Enciclopedia de cocina de Juana Oller y un equipo de doce amas de casa'.

Me asusta la petulancia y el derroche que abrigan la cocina y el origen de lo que finalmente se transforma en gastronómico. Por poner sólo un ejemplo citaré al promotor de Slow Food, Carlo Petrini, quien denunciaba hace poco la crueldad de un sector, el agroalimentario y sus nefastas políticas, por las que se desperdicia la mitad de lo producido mientras millones de personas permanecen hambrientas. Al tiempo que esto ocurre y salpicado de intereses comerciales el rico mundo gastronómico está presente en pomposas conversaciones, conferencias o simposios. No cabe duda de que hablar de gastronomía es sinónimo de modernidad y cultura, y son tantos sus aciertos como meteórica y merecida su carrera. Cocina de vanguardia, ciencia y tecnoalimentos. Cocineros estrella y excepcionales composiciones, obras de arte, cartografía de los alimentos. En definitiva, síntomas de evolución y vértigo.

Sin embargo, junto a esta explosión profesional que se expande, vislumbro una figura inquietante: el nuevo gourmet que tanto daño hace. No es este un gourmet al uso sino que pretende constituirse en su extensión refinada.  Es un gourmet que reduce lo gastronómico, para el que no cuenta el cómo y el por qué de la consecución de los alimentos, y para el que no merecen tanta atención las aristas de cualquier creación culinaria como los dígitos de su precio y la oportunidad del festejo.

Este neogourmet no goza con el conocimiento, su meta es acaparar lo nuevo. Ignora que “la cocina es el arte de valorar los contrastes, de integrarlos, de fundirlos”, por eso resulta absurdo explicarle lo que anotó el mejor observador gastronómico de todos los tiempos, Josep Pla, que “el gastronómico es un arte orfeónico”. El nuevo gourmet es incapaz de detectar que es el conjunto formado por todos los elementos gastronómicos y la manera de obtenerlos, los que proporcionan satisfacción completa y garantizan la continuidad en la producción de la tierra.

Puede que frente al neogourmet hallemos otra figura, una natural, menos selecta pero en absoluto ajena, igual la más honesta. En sociedades deslumbradas por lo material y lo económico parece haber surgido un grupo de comensales a los que poco importa la vanagloria gastronómica. Un ramillete universal que disfruta yendo al mercado y leyendo sobre productos, cultivos y métodos. Un grupo responsable de hombres y mujeres, un rayo de esperanza neogastronómico consciente de que comer no es sólo disfrute, es también derecho y suerte.

Desproporcionado e irracional fallo judicial contra la SER

Los periodistas Daniel Anido y Rodolfo Irago (jefe de informativos) condenados a un año y nueve meses de cárcel por difundir información 'veraz'.

Más allá de los dos periodistas de la Cadena SER, desproporcionadamente condenados (Rodolfo Irago y Daniel Anido), la sentencia arremete contra el medio para el que trabajan, contra la esencia y el ejercición de la profesión y sus nuevas formas de expresión. 

Mal vamos si la justicia, de la mano del juez que ha dictaminado la irracional sentencia contra dos profesionales de la información, considera que “Internet no es un medio de comunicación social“. 

Con estas actuaciones judiciales se hace más que evidente que la judicatura española precisa de un urgente reciclado además de especialización. Dejo, a continuación, una de las muchas valoraciones que durante estos días se han manifestado en relación con este hecho. La cual suscribo al tiempo que hago llegar mi modesto apoyo y solidaridad a estos dos compañeros.

Que un tribunal castigue, encarcele, multe y estigmatice a periodistas por informar correctamente al público sobre importantes noticas políticas no sólo desafía la lógica y los valores democráticos, también viola las convenciones de derechos humanos a las que España está vinculada. Comité de Libertad de Prensa, (‘La condena a la SER alarma al Comité de Libertad de Prensa’. Sociedad, El País, 27.12.09).

Absurdo y complejo mundo

Este vídeo cuestiona muchas cosas. En primer lugar el mundo y los responsables de los múltiples conflictos que sobrecogen al planeta. Cuetiona la perpetuidad de las diferencias entre países civilizados y los que no lo son tanto o no lo son en absoluto. El papel de los organismos vegetativos que yerran en sus objetivos de paz. Evidencia la insignificancia de los seres humanos y el abuso sobre los desprotegidos. Denuncia la falta de voluntad, responsabilidad de todos los seres humanos, de los que empujan a las batallas y de los que sostienen las armas, por erradicar guerras… La lista puede llegar al infinito pero me gustaría resaltar que, además de suscitar reflexión sobre el contraste de lo ocurrido, eje central que narra la historia, invita a cuestionar cuan complejo y absurdo construimos este mundo. 

Os invito a verlo, y si resulta dolorosa la ficción de esta muerte (con mil replicas anónimas y reales en diferentes países) creo que más daño causaría si se impidiese que esa fotografía, con toda su crudeza llegase al resto de la humanidad.

La Constitución y sus capicúas

Viñeta de Peridis para el periódico El País (07.12.09).

Con el término capicúa nos referimos a cualquier número que se lee de igual modo de izquierda a derecha que de derecha a izquierda. Y eso es lo que pasa si unimos las cifras 31 y 13, con los que obtenemos un número de cuatro dígitos: 3113. 31 son los años que cumple nuestra Constitución, y 13 han sido las ausencias de los presidentes autonómicos en tan señalado día. Sí, 13 representantes de las 17 comunidades autónomas españolas no acudieron a la recepción que con motivo de dicho aniversario constitucional se organizó ayer en las Cortes.  

El que sí estuvo en cambio, fue el nuevo lehendakari, Patxi López, lo que además de histórico resulta esperanzador.

Leemos hoy en gran parte de la prensa nacional sobre este hecho. Pero sobre todo del desplante de los barones del Partido Popular, los que más faltaron en proporción política, en un día tan señalado como el de ayer.  Apunta El Periódico de Cataluña que “los que no estuvieron allí [en el Congreso] para escuchar el mensaje de [José] Bono fueron los barones territoriales del PP, que dejaron solo a su jefe de filas, Mariano Rajoy, en la celebración de esa Carta Magna que los populares dicen defender con uñas y dientes”. Y ante la pregunta de numerosos periodistas sobre la ausencia de presidentes autonómicos populares, el líder popular se convirtió en la nueva versión del film Solo ante el peligro, pero el peligro me parece a mí que no le va a sorprender con las santas letras que componen el homenajeado articulado. Más bien con estas ausencias lo que queda claro es que el ataque se gesta en su propia casa.

Pero es que el desplante ha sido descomunal, porque como bien apunta el diario El País en la página 12, dentro de la que creo todavía bien llamada sección “España”, tampoco asistió ningún miembro de la Casa Real, algo habitual en otros años. Y Esperanza Aguirre, acostumbrada como está a celebrar a sus anchas, pero sobre todo a celebrar siendo ella la chispa de la fiesta, organizó su propio acto de conmemoración 48 horas antes. No sé si es que ando confundida o es que el significado de aniversario y el hecho de su celebración están mutando.

Con todo lo anterior,  y sin obviar el resto de ausencias políticas y monárquicas al margen de los populares, ya se imaginarán ustedes que no existe justificación alguna a este plante. Al margen del Estatut y otros problemas mayores, menores y de altos tribunales, la Casa Real y el resto de partidos políticos (salvo aquellos que niegan la cualidad de pertenencia al Estado español) dicen respetar y servir a los principios fijados en la Constitución. Por tanto, no se entienden estas ausencias, los enfados, desacuerdos u olvidos. Ya podrán decir misa (todos juntos o por separado) pero lo de ayer no encuentra excusa, sobre todo una que sea digna.

Ese problema llamado Aminatu Haidar

La activista saharaui, Aminatu Haidar. Imagen eleconomista.es.

  

Marruecos vuelve a rechazar la entrada en el país de Aminatu Haidar. Fugaz ilusión la de esta activista saharaui que hace unas horas levantaba los dedos en señal de victoria. El Ministerio de Asuntos Exteriores de España, señala que el avión medicalizado que debía devolver a Haidar al Sahara Occidental con el conocimiento de las autoridades marroquíes recibió una contraorden que impidió su despegue sin que quede convincente el argumento que sustenta esta decisión. Las excusas o pretextos giran sobre el plan de vuelo; éste no se habría anunciado a los servicios de control aéreo marroquíes con veinticuatro horas de antelación.    

La publicidad del caso y el más que evidente triunfo para el frente Polisario planean sospechosos sobre la decisión de Marruecos que, ahora, niega haber autorizado el vuelo como apunta El País en su edición digital; incluso hay indicios sobre el propio Mohamed VI, quien, según el mismo diario, podría haber impedido el despegue del avión por una decisión personal.    

De haber partido, la activista hubiera viajado sin el pasaporte que Marruecos se niega a devolverle a menos que pida perdón públicamente por lo que considera una postura política inadecuada. Aminatu Haidar no comparte con el gobierno marroquí la misma idea sobre la titularidad del territorio saharaui.    

Campamento de refugiados en el Sahara Occidental. Imagen tomada de Meridano Africa, blog de WordPress.

  

Desde el ministerio se anuncian nuevos intentos para obtener la autorización. Y aunque Marruecos persista en su posición, no debe olvidarse de que este problema llamado Aminatu Haidar, cuenta con apoyos políticos de opciones reconocidas y legales y de otras que permanecen en el limbo como son los de su propia tierra. Esta mujer puede presumir de haber ganado muchos simpatizantes en muy poco tiempo; en su particular soledad está constantemente arropada por un numeroso apoyo de carácter solidario. Entre estos últimos se encuentra nada menos que José Saramago, premio Nobel, quien junto a autoridades de la ONU claman medidas para desbloquear la situación.    

Y mientras se desbloquea hace apenas unas horas la T4 ha sido escenario de una concentración de artistas, políticos,  activistas pro-saharauis y un conjunto de ciudadanos solidarizados con Haidar.    

Los hermanos Bardem escribían hace poco un artículo llamativo en El País sobre este caso en el que una sola mujer con voluntad de hierro está tomando el pulso a dos gobiernos. En él exponían lo que muchos españoles piensan desde hace años: la dejadez (o afinidad, según se mire) de los gobiernos españoles ante el caso del pueblo saharaui.    

Pero aún regresando y normalizándose este asunto, no debemos olvidar que Haidar fue detenida el 14 de noviembre por agentes de la gendarmería marroquí al llegar a El Aaiún, procedente de un vuelo desde Gran Canaria. La hostilidad hacia su persona y el conjunto de su pueblo es pública y notoria. Y su situación nace del abandono de un pueblo que paradójicamente guarda y exhibe sus antiguos documentos y cartillas militares de origen español.    

Hay dos preguntas que se deben plantear a los respectivos gobiernos implicados, dos preguntas que arrojen luz. ¿Cambiará en algo la situación del Sahara Occidental con el regreso de Aminatu Haidar?, Y, en el peor de los casos, ¿servirá de algo su fallecimiento?    

Esta historia de olvido, reavivada por la activista, viene de lejos y gira con inercia desde hace años impidiendo cualquier avance que no sea el estático heredado, bien por desinterés o por todo lo contrario.    

El nuevo estatus de Barack Obama pasa por el Nobel de la Paz

Pintura del Presidente Barack Obama. Fuente Yab be Yad, blog wordpress.

Pintura del Presidente Barack Obama. Fuente Yab be Yad, blog wordpress.

La última voluntad de Alfred Nobel, inventor de la dinamita e industrial sueco fue la promoción de talentos y compromisos en pos de la humanidad. Seguro que el enriquecido Alfred en su lecho de muerte, algo aturdido y avergonzado por atesorar riquezas, pensó en la necesidad de premiar a los hombres más allá de lo económico. Por eso como señal de reconciliación ordenó la constitución de un premio que llevaría su nombre, con el que premiar a los grandes hombres desposeídos de egoísmos y afanados por mejorar el mundo. Así nace el Premio Nobel, desdoblado más tarde en categorías. Uno de los últimos galardonados ha sido el recién nombrado presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama. Los esfuerzos por una diplomacia multilateral ha sido el motivo por el cual los miembros del comité noruego han decidió otorgarle el galardón en el campo de la Paz.

Pero sin menoscabar esos esfuerzos del presidente norteamericano por la paz en el mundo la designación parece algo precipitada. El anuncio de tan estimado galardón bien puede responder a la necesidad mundial de contar con líderes comprometidos con los seres humanos en su máxima concepción, o bien, a una táctica, sabiamente urdida, de falsos amigos que al ponerle el listón tan alto están bogando juntos para precipitar al gran Obama hacia el suicidio político. Porque si ya ostenta este premio, del que seguro había una lista con nombres de personas trabajando por esa paz de forma menos llamativa y sobre todo, desde muchos años atrás, ¿qué es lo próximo que ha de lograr Obama? ¿No estaremos poniendo demasiadas esperanzas en un líder que pertenece a un partido político que no difiere tanto de la otra gran opción norteamericana y cuyos intereses están ligados a tantas zonas del planeta que padecen la explotación y el paso del terremoto USA? Y por último una reflexión igual de inquietante, ¿no debería contar el premio con el aval de la trayectoria personal y profesional de facto en el terreno que premia?

El propio Obama ha confesado su asombro y entiende el premio como “una llamada a la acción”. Pero resulta extremadamente inocente pretender que un premio pueda forzar el idílico ambiente de paz mundial.

Polanski, la pena y los colegas

El director de cine, Roman Polanski, permanece en una celda de Zúrich a la espera de conocer si será o no extraditado a EE.UU. para ser juzgado por violación y sucuestro de una menor hace treinta años y darse a la fuga tras el proceso judicial iniciado entonces. El director reconoció su implicación pero temió una pena "ejemplar" por lo que decició abandonar el país.

El director de cine, Roman Polanski, permanece en una celda de Zúrich a la espera de conocer si será o no extraditado a EE.UU. para ser juzgado por violación y sucuestro de una menor hace treinta años y darse a la fuga tras el proceso judicial iniciado entonces. El director reconoció su implicación pero temió una pena "ejemplar" por lo que decició abandonar el país.

Toda esta controversia en torno al director de cine Román Polanski le quita a una las ganas de ver cine. Esa es la verdad. Al menos de ver su cine. Porque toda obra de arte tiene sus propios límites, y porque cuesta digerir que un hombre portentoso como Polanski, herido por sus tragedias o perdido en psicodelias  pudiera haber caído tan bajo como para encontrar consuelo en la violación a una niña de 13 años.

La genialidad del cineasta no puede servir para eludir sus compromisos pendientes con la justicia, como pretenden sus correligionarios. Un delito es un delito, y es y será el mismo tipo de delito lo cometa quien lo cometa. Que el caso tiene elementos insidiosos como el pretendido perdón de la víctima o el supuesto pago por el agravio cometido hace treinta años cuando Samantha Geimer era una niña de 13 años con cuerpo desarrollado y ganas de éxito, como denuncia la BBC en su web, no voy a discutirlo. Pero creo que la justicia está para algo más que para mandar a la cárcel a delincuentes con o sin talento. No se puede apelar a la creatividad y talento del cineasta ni tampoco a la prescripción de un delito semejante. Polanski asumió su culpa, es cierto, pero huyó creyendo que se le aplicaría una pena “ejemplar”. ¿Acaso un delito de tamaña envergadura no se merece una pena ejemplar? La merecía entonces y la merecería ahora, a pesar del tiempo y de los años.

Y, aún siendo cierto, el discurso de persecución y favores entre Suiza y Norteamérica me parece una cortina de humo para evitar la el asunto principal. El quiz de la cuestión sigue siendo el mismo, la violación a una menor, el resto de asuntos o informaciones es colateral a la trama central de este triste argumento de película real.

¿Y qué decir del absurdo alegato en su favor por parte de compañeros, directores como él o actores y actrices de todo el mundo que pretenden aferrarse a su talento como eximente? Como bien apuntaba el pasado día treinta, en el periódico La Razón, el columnista José Luis Alvite: “Ebrios de soberbia, los coristas de Polanski se resisten a creer que la Ley pueda ser con ellos más severa que la crítica cinematográfica. Obviamente, se equivocan. Los dioses del cine suelen morir inmortales, pero raras veces mueren impunes”. Al menos eso es lo que cabría esperar del sistema judicial, que a cada delito le acompañe una pena con el o los culpables.

Escribe este periodista que “su cierre de filas [en torno al director] da a entender que tratándose de alguien a ratos genial, un crimen no es más grave que cualquier pintoresca ocurrencia intelectual”. Polanski debe ser juzgado y en ese nuevo juicio sus abogados podrán alegar tanto como quieran. Pero la justicia no puede permanecer inmovil ante este tipo de delitos. Mal vamos con la crisis internacional, pero si la justicia sigue los mismos derroteros de postrarse únicamente ante el dinero y el poder, ofreciendo así argumentos para delinquir y no poniendo trabas a comportamientos depravados ¿qué nos queda a los hombres y mujeres, triste plantel de mortales invisibles, para encontrar sentido a este sistema?

Infame el dictador hasta en sus propios odios

El valle de los caídos

Habrá censo de ciudadanos republicanos enterrados

 en el Valle de los Caídos

Reconozco que es una grata noticia, además de necesaria. Me refiero a la proposición no de ley que la Comisión Constitucional del Congreso ha aprobado para realizar el censo de los españoles republicanos enterrados en el Valle de los Caídos, ese monumento, Patrimonio del Estado, que destila horror estético y egocentrismo inusitado.

La iniciativa, que ha partido de ICV-IU-ERC y de Nafarroa Bai, ha contado con el apoyo de todos los grupos salvo el del grupo popular que ha considerado que la propuesta no tiene en cuenta la Ley de Protección de Datos ni las competencias de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Y menos mal que así ha sido, porque mucho me temo que en lo que al Gobierno regional se refiere no le faltarían argumentos, aún más tibios para retrasar todavía más la llegada de consuelo y reconocimiento a víctimas (fallecidas o no) de la dictadura franquista.

El General Franco nunca tuvo la menor intención de enterrar allí a ciudadano republicano alguno, pero el retraso y la negativa de muchas viudas del bando vencedor que no quisieron enterrar allí a sus allegado hizo que el dictador reconsiderase el traslado de otros cuerpos, como por ejemplo el de los republicanos vilipendiados y humillados no sólo con la muerte sino con el olvido y el anonimato, para rellenar huecos. ¡Qué infame el dictador hasta en sus propios odios!

Este censo, que se materializará en seis meses, deberá indicar identidades y lugares de procedencia de cada uno de los allí enterrados a la Oficina para las Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura, que serán los encargados de informar a los familiares.

Gracias a la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, los costes que se deriven de exhumaciones y traslado de restos humanos cuando así lo soliciten los familiares, los asumirá el Gobierno, dicen los periódicos, pero yo creo que los asumirá el Estado. Dirán que es un matiz, sí, pero un matiz importante. ¿Acaso no son estos muertos ciudadanos del Estado español? Claro que lo son. Y como lo son tanto que hasta se dejaron la vida para defenderlo es lógico que sea el Estado el que les devuelva la dignidad de poder descansar sus ya raídos huesos en lugar conocido o cercano, al que puedan acercarse sus familiares con tranquilidad y sosiego.

Aquí dejo uno de los párrafos que recuerda la proposición y que incluye El País en el artículo firmado por A. DÍEZ / N. JUNQUERA al que hace referencia esta noticia.

“El Estado tiene una responsabilidad moral con las personas que defendieron la República de un levantamiento militar y, además, con las familias de las personas enterradas en un emplazamiento como el Valle de Los Caídos, que forma parte del Patrimonio del Estado”.

Operaciones mágicas y manipulación de la realidad. ¿Es lícito el retoque fotográfico cuando a información se refiere?

Retoque fotográfico. Imagen www.fotolisis.com

El artículo firmado por Rosario G. Gómez para El País que aparece hoy en la edición digital apunta una cuestión crucial sobre (al menos) dos de los pilares en los que se sustenta la prensa: la credibilidad y la veracidad de las imágenes que en ella aparecen. Con frecuencia observamos imágenes retocadas mediante tratamiento informático en diferentes soportes y en distintos modelos periodísticos (los que persiguen el periodismo de calidad bajo informaciones racionales, y los que ofrecen periodismo emocional o sensacionalista). Son imágenes que simulan operaciones mágicas, pues no es requisito imprescindible pasar por el quirófano para parecer más alto, más guapa, más delgada o musculoso, incluso para quitar o poner objetos. Y como la frecuencia termina construyendo el hábito, parece que nos hemos acostumbrado a este tipo de prácticas que, sin indicar ninguna referencia al respecto, deja en nuestras manos la deducción sobre lo real e irreal de la imagen. Peligroso asunto, me parece.

Se supone que buscamos, en periódicos y demás medios,  la construcción de la realidad, datos de hechos ocurridos y a ser posible acompañados de sus correspondientes imágenes, pues para eso están. Sin embargo, no es raro encontrar manipulaciones de este tipo en fotografías de carácter informativo. Como bien apunta esta periodista “una cosa es editar y otra manipular la información que se transmite”.

Imagen objeto de la polémica. Rachida Dati, exministra de Justicia francesa con y sin anillo. (El País, 28.09.09).

Imagen objeto de la polémica. Rachida Dati, exministra de Justicia francesa con y sin anillo. (El País, 28.09.09).

Las imágenes que acompañan a este artículo que cito son las famosas fotos de Rachida Dati, exministra de justicia francesa, publicadas durante el verano pasado por el periódico Le Figaro. A Rachida Dati se la vinculó emocionalmente con José Mª Aznar, al que se le atribuyó la supuesta paternidad del hijo que ésta esperaba. La noticia me pareció entonces fruto de un rumor (y de muy mala leche), y ya sabemos que el rumor no es noticia.

Volviendo a esa foto  de entonces Rachida portaba un valioso anillo que fue eliminado de su mano. La manipulación podría no tener importancia pero la tiene, pues con ella se altera la realidad de ese momento en que el fotógrafo realiza su disparo y se ocultan, por tanto, datos al lector.

Esta cuestión está siendo abordada por el gobierno del Reino Unido, sobre todo en lo que a imágenes de menores se refiere, y ahora sigue el testigo el gobierno francés. A raíz de una iniciativa de la diputada Valérie Boyer (compañera de partido del presidente Sarkozy) la barra libre para los programas de retoque informático en las redacciones podrían tener los días contados. Esta diputada solicitó la semana pasada a la Cámara gala la regulación de dichos softwares que podrían continuar usándose pero advirtiendo de los posibles retoques al lector. De tal modo que las imágenes tratadas deberían ir acompañadas de un aviso similar a “Fotografía retocada para modificar la apariencia física de una persona”.

En la década de los ochenta Mijail Gorvachov abrió la veda para el retoque fotográfico.

En la década de los ochenta Mijail Gorvachov abrió la veda para el retoque fotográfico.

La propuesta parece muy lógica pues manipular imágenes es falsear la realidad. Acaso ¿no tienen los lectores (todos, no sólo los de prensa seria) derecho a conocer el estado real y verdadero de aquello que se les muestra, más aún cuando a personas se refiere? ¿No es esa la función principal de la fotografía cuando su misión no es artística sino informativa? Cuando una imagen tiene por objeto contribuir y apoyar una información no tiene ningún sentido alterar alguna parte de su contenido por nimia que ésta sea. Informar es ofrecer a los lectores, a los ciudadanos, datos fehacientes de un hecho y las imágenes con las que se acompañe esa narración deberán seguir la misma premisa.

De prosperar la iniciativa de la diputada francesa el uso de los programas de retoque informático en este  país pasaría a estar regulado. Pero tanto si prospera como si no, y, sobre todo, en cuanto a información se refiere, resultaría conveniente para la salud de la prensa española que también se sometiera a una regulación auspiciada bajo la premisa del compromiso y la honestidad que a los lectores debe cualquier periódico o medio de comunicación dedicado a la información. Porque para encuentros irreales ya tenemos los diferentes géneros de ficción.