Alela Diane, To Begin (2011)

Nunca he sabido completar la maleta con eficacia. A última hora me asaltan dudas, todas las imaginables que en relación con la temperatura pueda plantearse cualquier viajero. Más aún en Semana Santa, cuyo nombre no hace justicia a su mítico y traicionero comportamiento estacional. Sin embargo, en esta ocasión y a expensas de este inestable período primaveral, mi mes por cierto, creo que nada ni nadie va a conseguir arruinarme este merecido descanso para el que he estado opositando durante bastante tiempo. Demasiado. Tanto que comienzo a pensar que las vacaciones deberían ser una prescripción médica irrenunciable.

Viajar debería ser una obligación. Muchos puntos de vista cambian cuando ampliamos a través de un viaje nuestros mundos. Y es que emprender un viaje, cualquier viaje diría yo, es comenzar a cambiar algo, o una parte de algo, incluso puede llegar a cambiarlo todo. Comenzar es siempre un dejar atrás. Es sacar fuerzas y desplegar optimismo, recuperar  ilusiones. Demostrar que no estamos derrotados, y mucho menos muertos. Que a pesar de que en ocasiones creemos llevar la mala suerte adosada a la suela de nuestros zapatos somos capaces de dar un paso nuevo. Y así es como yo voy a salir de viaje. Con la firme decisión de no hacer otra cosa que disfrutar de campiña y paisaje. De gastronomías y gentes. Durante unos días voy a tratar de estarme quieta, voy respirar sin prisa tratando de escucharme.

Y como no hay ni vida ni viaje que valga la pena sin la compañía de la música, aquí os dejo el que para mí es ya el disco del año, Wild Divine de Alela Diane.

Alela Diane comienza también a disfrutar de algo nuevo, su merecido éxito. Paradójicamente lo hace con el tema To begin, una canción para la que sólo es posible un adjetivo porque es un tema perfecto. To begin es una canción a la que ni falta ni sobra, es redonda en forma y contenido. Yo me marcho estos días con ella puesta. Y quiero que todos los que me siguen comiencen también a disfrutar de ella. No creáis que os dejo cualquier vídeo, no. Las cosas que aquí pongo nunca son casuales. Os dejo su última aparición en público, la más informal, aquella en la que Alela regala casi un minuto extra de melodía que no encontraréis en el disco. Que su dulce voz no os confunda porque esconde mucha fuerza y con ella envuelve de inusual calidad un estilo folk verdaderamente modernizado. Dar con el equilibrio que ha logrado esta mujer en un género tan difícil es la mejor muestra de su potencial. Junto a ella destacan unos músicos igual de perfectos. Escuchadla y disfrutad, porque como ya he dicho es la mejor compañía con la que comenzar algo, y comenzar algo es siempre caminar hacia lo nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s