Roscones de autor, ¿transgresión o locura?

Con tan sólo cuatro meses de vida, La Rosconada puede presumir de haber encontrado clientes de culto. Si de por sí es atrevido jugársela elaborando roscones, el atrevimiento roza la locura si se hace en Madrid, templo por antonomasia del más tradicional de los dulces navideños: el Roscón del Reyes. Y eso es lo que, con precisión milimétrica, hizo el pasado 16 de octubre María Navascués, una arquitecta que combina su pasión por este rosco con aromas de azahar con proyecciones y alzados.

La Rosconada es un minúsculo local del mercado de La Paz donde se elaboran a diario 8 kg. de masa de roscón. Masa que se enriquece con ingredientes sorprendentes como fresas, champán, anís o marrón glacé. Esta transgresión gastronómica con la que su ideóloga ha renovado costumbres tiene nada menos que 40 coincidencias. 40 sabores de los cuales el Roscón de Fresa Ácida y Champán es la estrella absoluta.

Carta y aromas varían según la estación del año. En primavera producen los más delicados, olorosos y florales. En verano se les añade fruta fresca. En otoño se transforman rindiendo culto a los frutos secos y adelantando lo que será el invierno, estación donde lo más importante es la consistencia.

Son tan variados que podemos encontrarlos al gusto de los catadores más clásicos pero también para paladares extravagantes. Se pueden acompañar con chocolate caliente, siguiendo la tradición, o maridarse con cacaos sorprendentes de canela, coco o naranja. A diario encontramos una selección de sabores de no más de 350 gramos. El resto de tamaños son por encargo, pero no hay de qué preocuparse porque los ‘holes’ -literalmente, agujeros- están siempre listos, dulces o salados pueden consumirse allí mismo.

La Rosconada. C/ Ayala, 28 (Mercado de la Paz) www.larosconada.es

Anuncios

Un pensamiento en “Roscones de autor, ¿transgresión o locura?

  1. Pingback: Geometrías comestibles « EldiapasonBlog

Los comentarios están cerrados.