Frutos rojos del Tibet

Crecen silvestres en los valles del Himalaya, en el Tibet. Poseen un color rojo intenso, una textura carnosa y un sabor que recuerda a cerezas y arándanos. Su aspecto es el de una pasa, algo más pequeña y de forma ovoide. Su historia se remonta en la antigüedad. Hace 3.000 millones de años los médicos tibetanos las empleaban con fines medicinales. Son las bayas del Goji, frutos que además de estar de moda y haber sido objeto de polémica, contienen una interesante cantidad de nutrientes en su composición. Eso sí, cuando son auténticas y naturales.

Originarios del Tibet, los frutos de este arbusto poseen cinco veces más capacidad de absorción de radicales de oxígeno que las ciruelas pasas, y más que el resto de frutas y vegetales. Su consumo es acertado como complemento a la dieta pues aportan antioxidantes, minerales y ácidos grasos al organismo. Los especialistas en nutrición aseguran que es un gran ‘adaptógeno’, término utilizado en el mundo de la herboristería para describir aquellas sustancias que favorecen las acciones beneficiosas en el cuerpo humano.

El chef Paco Ron ha elaborado recetas exclusivas con bayas del Goji.

Pero además de beneficios para la salud y más allá de desayunos, yogures y cereales, las pasas del Goji dan mucho juego.

Como demuestra Paco Ron (del restaurante Viavélez) estas minúsculas bayas rojas combinan con ensaldas, batidos, infusiones y postres. Su sabor dulce y la textura carnosa posibilitan mil invenciones con las que buscar el contraste de sabor e intruducir atractivas notas de color.

El cocinero asturiano, que en 1998 colocó una estrella Michelin en su Taberna Vialvélez, propone en exclusiva para ‘Cienporciennatural’, emnpresa que comercializa las bayas, batidos o helados elaborados con este fruto rojo del Tibet.

Lo ideal en su consumo es dar con bayas auténticas, libres de contaminación y agentes químicos para garantizar la calidad del producto. Algunas voces, como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), alertaron sobre la presencia de trazas de metales en su composición; casi con absoluta certeza la presencia de metales tiene su origen en el uso de pesticidas y fertilizantes que del suelo pasan al fruto. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad, que ha investigado el asunto, no ha retirado el producto y asegura que las bayas de Goji no son tóxicas.

Anuncios