Víctimas de la moda y gourmets. Combinado para una noche en la ciudad

La moda se define como el uso predominante de objetos, estilos y maneras que dominan ambientes en una época concreta. Las tendencias indican la dirección o rumbo de las ‘modas’. La gastronomía tiene entre sus principales objetivos deleitar. Es el goce a través de los sentidos. Y si mezclamos los tres conceptos obtenemos interesantes resultados que son aprovechados por el mercado para abrir brecha, captar clientes, y, en definitiva, acaparar notoriedad y hacer caja. Absolutamente nada que reprochar. Algunos podrán objetar el componente cultural que en todo ello se encierra. Y harán bien porque ambos mundos son infinitamente ricos.

Gastronomía y moda son una estupenda mezcolanza que define otros aspectos sociológicos presentes en nuestra sociedad. Y son el pretexto con el que, durante la jornada de hoy, la Madrid Fashion’s Night Out ofrecerá en 16 países del mundo dicha combinación. Eso me anuncian desde Vogue, revista que ha organizado el evento cuyos beneficios se destinarán a una Ong.

En Madrid, cuatro núcleos centrarán la actividad (Serrano, Fuencarral, Triball y Salesas). Yolanda Sacristán, directora de Vogue España, afirma que es una estupenda oportunidad para tomar contacto con el mundo de la moda. Seguro que sí pues en las confluencias de las calles Serrano y Ortega y Gasset se realizará un ‘shooting’ en el que diseñadores, modelos y estilistas ofrecerán una producción en vivo.

Como novedad, este año a desfiles y compras sumamos la posibilidad de conjugar ambas actividades disfrutando de cócteles, pinchos y tapas. Entre las ofertas que tendrán lugar en la capital destacan las propuestas de Flash Flash y sus combinados de alcohol; las de la cadena de establecimientos Mallorca que ha elaborado un aperitivo especial al que ha bautizado con el nombre del anfitrión; y las de Oven 180 y Pan de Lujo, ambos establecimientos también aparecen con creaciones específicas para la tarde-noche de hoy.

Anuncios