Para guiarse en vinos

Fotografía tomada del blog 'El ojo que ves'. La comunidad de El País.

No hay nada más triste que desconocer aquello que tenemos entre las manos. Y si hablamos de vino el desconocimiento resulta aún más dramático porque tras la botella y su etiqueta se esconden miles de historias. Historias de cultivos, viñedos y familias. De múltiples procesos y eternos sacrificios, de errores y aciertos, de alegrías y sudores que el consumidor, para apreciar en lo que vale su copa, debería conocer. Saborear un vino puede convertirse en una experiencia particular, gratificante, si el bebedor dispone de esos datos. Si conoce las herramientas organolépticas, convenientemente entrenadas, con las que detectar las pistas de esa historia que cada copa quiere desvelar. De este modo, el vidrio y su contenido se transforman y garantizan la percepción de sus características para hacer del trago un viaje inolvidable. Pero al profundizar y observar atentamente, ese consumidor inexperto percibe en torno al vino y su mundo un aire peculiar en el que aparentemente importa más el parecer que el ser. Y así se muestra muchas veces de manera grotesca en eventos a los que asisten invitados de perfiles varios entre los que destacan aquellos que, sin saber lo que hacen, aparentan saberlo. Este galimatías es lo que mueve a muchas personas a iniciarse en la cata de vinos. Personas que no quieren proyectar aberrante y ficticia  imagen. Gentes que desean acercarse con sinceridad y profundizar en el vino para detectar la variedad de matices y poder disfrutar de su próxima copa en puridad. El lugar perfecto para comenzar y sumergirse en la cata se encuentra en Madrid, a muy pocos metros de la Plaza de Castilla. Un lugar que lleva por nombre el Aula del Vino y cuyo fiel guía es el experto sumiller Jesús Torres. Diferenciar la materia prima y sus riquísimos matices, las añadas, clasificar el preciado líquido, y potenciar con el entrenamiento los cinco sentidos, son sólo algunos de los objetivos de este centro dedicado al vino. Y es que resulta complicado discernir entre rigurosa formación y gozo personal cuando uno toma asiento en este templo donde desde el primer momento comienzan a desfilar anécdotas y vinos.

El Aula del Vino ofrece cursos de cata que abarcan desde el público inexperto hasta niveles avanzados. Jesús Flores, es el director del centro. Reconocido enólogo y profesor habitual del Curso de Sumilleres de la Cámara de Comercio de Madrid ha configurado una interesante programación que incluye talleres monográficos y catas verticales y horizontales.  http://www.aulavino.com/

Anuncios