101 Experiencias Gastronómicas que no te puedes perder

Portada del libro '101 Experiencias Gastronómicas que no te puedes perder', editado por Planeta (2010).

Los adeptos a la cocina disponen de un nuevo título literario con el que recrearse en afición y adicción gastronómica. El libro 101 Experiencias Gastronómicas que no te puedes perder ( o que disfrutar antes de morir, según ediciones),  obra de José Carlos Capel recoge, ilustra y aromatiza a través de textos una cocina para paladares exigentes que busca de calidad y distan de injustificadas extravagancias culinarias. La obra de Capel, oportuna y justificada no sólo en la verdad que encierra parte de su título, aborda lo mejor de los sencillos y nada simples fogones nacionales con sinceridad y sin repartir devociones.

Definir el contenido de este libro depende porque en función de la óptica particular con la que se aborde. Podrá parecer otra guía más, sin serlo al uso, pero lo más seguro es que suscite en el lector la necesidad de reencuentro con la fidelidad y los orígenes gastronómicos más auténticos. Con las garantías de encontrar los mejores restaurantes, lugares donde degustar diversos productos, siempre los mejores en su género, que José Carlos Capel se ha encargado de anotar cuidadosamente con la devoción hedonista de un articulista reconocido y galardonado que no se olvida de su misión.

José Carlos Capel, Julia Pérez y Federico Oldenburg, artífices del libro '101 Experiencias Gastronómicas que no te puedes perder'.

El autor, que ha contado con la participación de Julia Pérez y Federico Oldenburg, no esconde sino que muestra y demuestra las delicias de la cocina española que el transcurrir del tiempo ha ido volcando sobre las mejores recetas elevándolas hasta la categoría de glorias en la tierra. De ahí el título, 101 Experiencias Gastronómicas que no te puedes perder. Frase con la que José Carlos Capel quiere asegurarse de que nadie abandone este mundo sin probar una seria recopilación de excelencias gustativas con las que experimentar placer (o al menos sin leer sus estupendas reflexiones y descripciones sobre las mismas).

Colocar el placer al alcance de todos es para lo que han trabajado los artífices del libro, el principal y sus dos ‘secuaces’. El título de la obra, por sí solo, aventura bastante la propuesta: lugares y recetas imprescindibles con los que deleitar el alma. Sitios y sabores para dejar satisfecho estómago y paladar (el orden es intencionado) sin recurrir o abusar, en esta ocasión y contra todo pronóstico, de tecnologías y exagerados artificios tan presentes por su espectacularidad.

A través de la buena mesa José Carlos Capel, Julia Pérez y  Federico Oldenbrug conversan, degustan e invitan al lector a disfrutar del goce que proporciona actos tan cotidianos como comer o cenar. El libro es una exposición o recorrido sin demasiados misterios, o justo todo lo contrario, porque nace de la observación para sopesar minuciosamente unos cuantos fogones que ofrecen con extraordinaria calidad esa variedad, nuestra y habitual, que se ha ido desplazando de las principales cartas. Y que lo ha hecho sigilosamente, despacio. Y a fuerza del relego ha dejado vía libre a la tecnología e innovaciones de los nuevos jefes de cocina para los que presentar caldos, estafados y potajes (por poner algunos ejemplos) representan, principalmente, un problema estético.

En el prólogo un afortunado Boris Izaguirre señala un aspecto fundamental sobre el  que basta echar la vista atrás para constatar: la importancia in crescendo que ha ido cobrando la cocina y todos sus productos en nuestro tiempo; y de entre todos ellos, el libro, resurge y sobresale en las bibliotecas para describir también cómo es nuestro siglo XXI.

Aceptar el grueso del título y correr a experimentarlo no resultará extraño tras la lectura y sus sugerencias. Sobre todo teniendo presente que provienen del organizador de Madrid Fusión y miembro de la Academia Española de Gastronomía quien tiene muy presente la irrevocable mortalidad del ser humano y la necesidad de disfrutar en vida.

Anuncios