Libros para emplear en la cocina

¿A quién no le gustaría ser capaz de construir impresionantes recetas? ¿Quién no ha soñado con sorprender a alguien a través del gusto, presentando ante sus ojos increíbles platos confeccionados con sus propias manos?

Cuando nos asomamos a las páginas de los libros que sobre gastronomía han proliferado en los últimos tiempos, asistimos perplejos a un mundo que en la mayoría de los casos nos queda lejos. Los textos, las recetas y las impresionantes fotografías, llenas de calidad  e inimaginable colorido, narran trayectoria y transformación de este sector. La cocina ha experimentado una evolución inesperada. Quizá, ahora, no sorprenda tanto, acostumbrados como estamos a degustar buenos preparados invirtiendo no sólo dinero, también parte de ocio. Cada vez con más frecuencia la gente se decide por sentarse al calor de una buena mesa. Afortunadamente, estamos contemplando esos pequeños homenajes, antaño reservados para muy pocos, en primera persona para disfrutar del sabor y encontrar, durante unas horas, momentos de felicidad protagonizando el placer de los dioses.

Turismo y restauración están más unidos que nunca. Perfecto maridaje con el que disfrutar y regalarnos. Un culto al cuerpo, espiritual y fisiológico, imposible de alcanzar en gimnasios y cabinas de belleza porque sus efectos permanecen y afectan al estado de ánimo a través del gusto. Ni un vino es siempre el mismo, ni la mano de cualquier cocinero es siempre igual. Lo mismo ocurre con nuestras percepciones. Lo que un día entusiasma al otro deja insatisfecho (al menos al mismo nivel). Complejidad interna y humana equiparable a la variedad de oferta enológica y gastronómica.

Hoy, noche de reyes, la posibilidad de sorprender a familiares y amigos con una propuesta original es más accesible que nunca. Atrás ha quedado el tópico para madres y abuelas, como también lo fueron los calcetines, la colonia y las corbatas destinadas a sus equivalentes masculinos. Ahora más que nunca queda demostrado que hay interés en la cocina y que en ésta caben todas las personalidades. Así que conviene no desperdiciar esta buena oportunidad con la que envolver esos maravillosos libros sobre gastronomía que tanta felicidad reparten.

Muchos de estos volúmenes dedicados al inabarcable mundo culinario deleitan la vista pero en raras ocasiones pasan del papel al plato. De entre todos los que durante estas navidades se exponen en escaparates y estantes, hay títulos interesantes, que profundizan en ingredientes o materias primas, que narran historias variadas vinculadas a la cocina, y como no, que ofrecen suculentas recetas. Todos ellos cuentan con buena presentación, precio asequible y elevado mimo estético. Combinación que los convierte en esa alternativa con la que la inversión de tiempo y dinero no forme parte únicamente de nuestra particular biblioteca, sino que por su sentido eminentemente práctico puedan pasearse por la cocina y materializarse en nuestras mesas.

El jamón ibérico en la gastronomía del siglo XXI (Everest), editado por primera vez en 2007, es un libro cuenta todo lo que interesa sobre nuestro alimento bandera.  Historia, cualidades, clases y calidades, denominación de origen, industria, dehesas… y, por supuesto, recetas. El mundo del jamón en 288 páginas.

El gran libro del huevo (Everest). Una vez escuché a Carlos Arguiñano decir que si los huevos fueran un producto escaso, automáticamente se convertirían en producto de elite, auténtico oro gastronómico. Y es cierto. No sólo es un gran alimento sino que es la base de una inmensidad de recetas. ¿Alguien puede imaginarse una cocina, siquiera una nevera sin su presencia?

Este libro que cuenta con el apoyo de la Real Academia de Gastronomía Española ofrece todo los datos que se esconden bajo del cascarón, y lo acompaña con recetas plausibles para cualquier mortal. El gran libro del huevo es el homenaje del Instituto del Huevo al príncipe de los alimentos más comunes de la cocina que goza de grandes propiedades y está lleno de posibilidades.

La escuela de cocina de Jaime Oliver (RBA). Para los que prefieren mantener los pies en el suelo y huir de complicaciones. Para los que sienten que algún día deberán ponerse manos a la obra y aprender a cocinar. Y no se dejen llevar por la portada, como han hecho muchas publicaciones, porque comprobadas las artes de la nueva ciudadanía no son exclusivamente los hombres los únicos y posibles destinatarios. Las explicaciones y recetas están simplificadas, son claras y nos guían paso a paso. Con esta obra es posible cocinar los tradicionales platos de siempre, pero también aprender otras recetas, exóticas o de visual elevada, con la que romper la monotonía en la mesa. Lo único que hace falta, además del libro, es interés y algo de práctica. O sea, como en casi todo así que ya no hay excusas que valgan.

Escuela de Cocina Telva (La esfera de los libros). No sólo es práctico sino que resulta divertido. La revista Telva lleva años realizando, con éxito, cursos de cocina por los que han pasado 8.000 alumnos con los perfiles más variados. Técnicas, estilos e innovación repartidos en cursos especializados para todos los niveles. Este año Telva ha condensado, en un nuevo libro, sus últimos descubrimientos. O ha dado la vuelta a las grandes recetas. Las más vistosas, aquellas con las que agasajar y sorprender, y las que proporcionarán un éxito inmediato.

Todas estas propuestas persiguen un objetivo: el de no frustrar expectativas. Resultan sencillos, instruyen y animan.

En los dos primeros casos, además, narran historia, tradición y evolución, acompañándolo con posibles recetas. Los otros dos, más completos y variados, por aquello de no circunscribirse a un solo producto, sacarán al cocinero o cocinera que todos llevamos dentro sin provocar desilusiones.

Anuncios