Sopa de Almendras. Excelente remate para la cena de Navidad

La almendra es uno de los ingredientes más populares y con mayor presencia en el recetario español. Durante estas fechas, además, resulta casi imposible imaginar una mesa donde éste fruto seco no esté presente ya sea acompañando a otros ingredientes principales, o incluido como pieza clave y base de recetas dulces o saladas.La sopa de almendras dulce es una de esas combinaciones que no pasa de moda. Existen varias formas de prepararla y sobre todo de rematarla antes de presentarla en mesa, pero todas ellas mantienen la fidelidad a la receta original, salvo ligeras variaciones como son utilizar pasta de almendra ya azucarada o prepararla a partir de almendras crudas.

 El chef César Hernández responsable de la cocina en el restaurante El pecado de Eva, de Teruel, recomienda cocer la leche junto con la cáscara de limón y un palito de canela, al menos durante media hora. Mover lentamente para que la leche se impregne bien de todos los aromas. Tras esta cocción se debe incorporar la pasta de almendras (que se puede adquirir en pastelerías, confiterías y supermercados). Ésta tiene que desleírse completamente de manera que no quede ni un solo grumo. Como sugerencia final, una vez enfriada en los recipientes individuales escogidos recomienda rematar el postre con piñones tostados por encima. Sello personal con el que sumar otro sabor navideño.  

Fotografía de Hans Peter Loosli, (Fotalia).

Pero remates para esta sopa dulce hay muchos. Hay quien la sirve gratinada, sola o con rebanadas de pan, y hay quien la espolvorea con almendras crudas, ligeramente tostadas y azucaradas. 

En cualquier caso, la sopa de almendras es una buena elección para rematar una correcta cena de Navidad. Elegante y de sutil aroma, la receta –de la que podemos encontrar varias y enriquecedoras versiones- no ha perdido ni un gramo de originalidad. Pero a pesar de su sabor y ligereza, cualidades que la convierten en la receta idónea que contrarresta otros excesos gastronómicos, su inclusión en menús caseros resulta todavía infrecuente. No así en grandes restaurantes donde durante mucho tiempo se ha mantenido viva.

Esta falta de atención sobre la sopa de almendras es el motivo por el que casi siempre los invitados quedan impresionados cuando se les presenta. Y es que esta sopa, en su versión fría, es el postre perfecto para la noche de hoy. Colofón que completa la mesa y que contribuye a divulgar nuestra rica cocina tradicional  y navideña.   

Anuncios