La Constitución y sus capicúas

Viñeta de Peridis para el periódico El País (07.12.09).

Con el término capicúa nos referimos a cualquier número que se lee de igual modo de izquierda a derecha que de derecha a izquierda. Y eso es lo que pasa si unimos las cifras 31 y 13, con los que obtenemos un número de cuatro dígitos: 3113. 31 son los años que cumple nuestra Constitución, y 13 han sido las ausencias de los presidentes autonómicos en tan señalado día. Sí, 13 representantes de las 17 comunidades autónomas españolas no acudieron a la recepción que con motivo de dicho aniversario constitucional se organizó ayer en las Cortes.  

El que sí estuvo en cambio, fue el nuevo lehendakari, Patxi López, lo que además de histórico resulta esperanzador.

Leemos hoy en gran parte de la prensa nacional sobre este hecho. Pero sobre todo del desplante de los barones del Partido Popular, los que más faltaron en proporción política, en un día tan señalado como el de ayer.  Apunta El Periódico de Cataluña que “los que no estuvieron allí [en el Congreso] para escuchar el mensaje de [José] Bono fueron los barones territoriales del PP, que dejaron solo a su jefe de filas, Mariano Rajoy, en la celebración de esa Carta Magna que los populares dicen defender con uñas y dientes”. Y ante la pregunta de numerosos periodistas sobre la ausencia de presidentes autonómicos populares, el líder popular se convirtió en la nueva versión del film Solo ante el peligro, pero el peligro me parece a mí que no le va a sorprender con las santas letras que componen el homenajeado articulado. Más bien con estas ausencias lo que queda claro es que el ataque se gesta en su propia casa.

Pero es que el desplante ha sido descomunal, porque como bien apunta el diario El País en la página 12, dentro de la que creo todavía bien llamada sección “España”, tampoco asistió ningún miembro de la Casa Real, algo habitual en otros años. Y Esperanza Aguirre, acostumbrada como está a celebrar a sus anchas, pero sobre todo a celebrar siendo ella la chispa de la fiesta, organizó su propio acto de conmemoración 48 horas antes. No sé si es que ando confundida o es que el significado de aniversario y el hecho de su celebración están mutando.

Con todo lo anterior,  y sin obviar el resto de ausencias políticas y monárquicas al margen de los populares, ya se imaginarán ustedes que no existe justificación alguna a este plante. Al margen del Estatut y otros problemas mayores, menores y de altos tribunales, la Casa Real y el resto de partidos políticos (salvo aquellos que niegan la cualidad de pertenencia al Estado español) dicen respetar y servir a los principios fijados en la Constitución. Por tanto, no se entienden estas ausencias, los enfados, desacuerdos u olvidos. Ya podrán decir misa (todos juntos o por separado) pero lo de ayer no encuentra excusa, sobre todo una que sea digna.

Anuncios