No más mujeres rotas. 25 de noviembre Día Internacional contral la Violencia de Género

Existen muchas injusticias en este mundo y la violencia de género es una de las más dolorosas porque demuestra que el primer mundo también carga con sus lacras y porque tras ella se esconde un irracional frenesí de odio hacia la mujer. Cada día 183 mujeres llaman al teléfono 016 en busca de ayuda. Y, a pesar de que en 2009 se han producido 14 muertes menos que en 2008, en lo que llevamos de año han sido asesinadas 49 mujeres a manos de sus parajes o ex compañeros sentimentales. Las víctimas, sin embargo,  no son exclusivamente las mujeres objeto de la ira acomplejada y vil de estos hombres. Sino que los hijos son dramáticamente testigos directos del maltrato a sus madres. Niños que quedarán marcados de por vida.

Ainhoa Arteta vista por el fotógrafo Iván Hidalgo en su obra 18 segundos, un alegato contra la violencia de género.

Los datos siempre resultan fríos y Miguel Lorente, Delegado del Gobierno para la Violencia de Género, en un acto de presentación del Instituto de la Juventud, ofrecía los últimos registrados en 2009 que evidencian un ligero descenso en el número de víctimas mortales menores de treinta años. En lo que llevamos de año, el 26% de las víctimas mortales que tenemos que lamentar pertenecen a este grupo de edad. (Durante 2008 la cifra fue del 32,8%, según los datos del Observatorio de la Violencia de Género). Miguel Lorente destaca que el problema sigue estando presente entre los jóvenes. Recientemente la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, afirmaba que “cuando hay violencia de género no importa que se tengan 50 años o 16”. No le falta razón a la ministra al afirmar que las “relaciones tóxicas”, que comienzan con pequeños detalles como avasallar al otro con mensajes al móvil o humillaciones en público, son “la semilla de la violencia de género”. Y es la educación la mejor prevención para erradicar este tipo de conductas.

Hoy, día 25 de noviembre, numerosos actos van a ocupar un espacio en un intento por sensibilizar, por hacer visible un problema que afecta de lleno a las mujeres por el mero hecho de serlo. La violencia machista requiere del apoyo y la condena de toda la sociedad que no puede permitir conductas nimias, llamativas o sangrantes  que traten de menospreciar o menoscabar a la mujer.

Mi contribución apenas pasa por estas insignificantes palabras porque prácticamente todo resulta insignificante cuando tu persona ha dejado de existir. Cuando ya no se cuenta. Cuando la vida se trastoca y forma parte de un absurdo peligroso. Cuando las acciones más rudimentarias forman parte de reflejos conducidos por un ente autómata que no se cuestiona nada, que simplemente obece a su maltratador, a su falso dueño. Así transcurre la vida de estas mujeres a las que un hombre algún día quiso (queremos creer), y también, durante uno de aquellos días, todo ese amor se tranformo en odio. Muchas de ellas reconocen que tras el golpe sobreviene lo peor, y es cierto. Tras el golpe la autoestima deja siquiera de existir.

Arancha Sánchez Vicario fotografiada por Iván Hidalgo. Imagen incluida en la exposición 18 segundos.

Arancha Sánchez Vicario fotografiada por Iván Hidalgo. Imagen incluida en la exposición 18 segundos.

Estos hombres capaces de levantar la mano y de herir también con la palabra y la actitud practican la peor de las conductas: el abuso de poder, la manipulación consciente, el plan perfecto para someter la voluntad del otro. Por eso, estas mujeres, que denuncian o aguatan en silencio, deben percibir la seguridad y el apoyo efectivo que la sociedad, desde todas las instituticiones, está obligada a proporcionarles. Ayuda legal, policial y social.

Ayudas que deben partir de la garantía de protección personal, que deben centrarse en el amparo legal impartido por jueces competentes en la materia (a los que no les vendría nada mal la especialización como se exige en otros tantas profesiones); ayudas eficaces que se cuentan con las herramientas necesarias para poder emprender con ilusión una nueva vida. En Cataluña, 23 empresas se han comprometido a contratar a mujeres víctimas de violencia machista. 23 empreseas que van a hacer posible que esa otra vida pueda comenzar, y entre las que se encuentran Aguas de Barcelona, Borges, Caixa Catalunya, Caprabo, El Corte Inglés, Frit Ravich, Gas Natural, La Caixa, Manpower, MRW o Mercadona.

La actriz Lola Herrera posa para Iván Hidalgo. Fotografía incluida en la obra 18 segundos.

Pero toda ayuda es poca y es la educación la que debe centrar buena parte de las acciones si de cara al futuro queremos anunciar en exclusiva y a través de cualquier medio de comunicación el fin de estas agresiones a las que apenas les basta con 18 segundos para acabar con la vida de una mujer. Esta franja de tiempo es la que lleva por título el trabajo del fotógrafo Iván Hidalgo que estará expuesto en el Círculo de Bellas Artes hasta el 27 de noviembre con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género. Se trata de un conjunto de fotografías cuyas protagonistas son algunas de nuestras famosas más queridas como Ainoha Arteta, Aitana Sánchez Gijón, Angels Barceló, Belén Rueda, Araceli Segarra, Cristiana del Valle, Lola Herrera y Maribel Verdú, entre otras. Imágenes elaboradas a conciencia desde todos sus ángulos, incluido el maquillaje realizado por Alicia La Rosa; fotografías cuyo mensaje es el alegato contra la violencia hacia las mujeres y que lo hacen a través de la excepcional visión artística de Alejandro Marcos

Tanto el fotógrafo como su director artístico se han volcado en escenificar las consecuencias de la violencia de género; en mostrar los golpes visibles, pero también los ocultos. Las miradas que ofrecen reflejan miedo, pero también son valientes, las hay miradas desafiantes, y las hay que se adivinan perdidas o permanecen ausentes. Hay otras en cambio que se ocultan, que parecen querer disolverse. Las fotografías son ficción, contienen el aderezo del maquillaje y la interpretación; pero conviene no olvidar que las imágenes, sabiendose fingidas, evidencian el sufrimiento de miles de mujeres.

 

http://www.redesyole.com/18segundos/

Cada 18 segundos una mujer es agredida en el mundo. 18 segundos para que una vida cambie de rumbo. 18 segundos para destruir la autoestima de una mujer. 18 imágenes que rompen el silencio. 18 mujeres que se unen en un clamor por la conciencia. 18 segundos para comprender. 18 segundos de esperanza.

Anuncios