Dim Sum, pequeño aperitivo con corazón

El negocio gastronómico asiático está en alza, es un hecho. Y parte del éxito se debe a la evolución que ha experimentado su cocina a la par que la decoración de sus establecimientos en nuestro país. El minimalismo, la cuidada ambientación y el trato cada vez más refinado, a la altura de las exigencias occidentales, lo están convirtiendo en uno de los espacios preferidos en el ocio de la restauración. Una evolución nada lenta a pesar de que casi nadie recuerda aquellos establecimientos donde los ornamentos exóticos pasaban por relieves de regordetes niños chinos sobresaliendo de inmensos cuadros sobre llamativos empapelados de color rojo. Los restaurantes chinos se han transmutado en templos de cocina asiática. Aquellos locales donde una música infernal y estridente, rebosante de notas agudas, se colaba en los oídos de los comensales mientras degustaban arroz tres delicias, pollo al limón o cerdo agridulce han quedado atrás junto a las ilusiones ópticas de cascadas y ríos.

La elevada gastronomía asiática que está invadiendo nuestras calles sobresale  por ofrecer una esmerada selección de productos difíciles de encontrar o de preparar. Por ir incorporando a sus arroces, tempuras y terayakis platos llamativos y sabrosos como el sushi, el sashimi o el maki, o las increíbles, suaves y deliciosas empanadillas Dim Sum, cuya mejor y más correcta traducción es “tocar el corazón”.  

De origen cantonés, lo que hoy consideramos un aperitivo fue durante décadas el desayuno y tentempié de la clase trabajadora china. Definir el Dim Sum y explicar las sensaciones de su ingesta no resulta nada fácil, sí en cambio lo es su apariencia, cuya presentación, influye visiblemente en el ánimo del comensal que comparte el alimento con el resto de sus acompañantes.

Junto a la variedad de sabores, la presentación del Dim Sum es otro de sus grandes atractivos.

El Dim Sum es un plato ligero, ideal para abrir el apetito y charlar mientras se espera el resto del menú. Este plato puede estar formado por una masa hecha de trigo o maíz (wotongs), de harina, e incluso por hojas de árbol (comestibles). A todas ellas se les da diferente forma, indicios para su identificación. Pero lo cierto es que casi siempre son de aspecto redondeado, bolitas que simulan paquetitos o pequeñas bolsas. Pueden estar rellenos de carne, pescado, marisco o vegetales, solos o combinados. Y pueden cocinarse al vapor, fritos o a la parrilla.  

La gran variedad de Dim Sum garantiza la satisfacción de cualquiera y los expertos recomiendan acompañarlo con té. Cuando se sirve el Dim Sum, que reposa sobre el fondo de una olla, generalmente de bambú donde además se ha cocinado al vapor, independientemente de su envoltorio, el alimento está caliente. Escoger y descubrir su corazón es otro de los elementos sorpresivos que hacen de este plato algo especial.No resulta tan extraño que el descubrimiento de sabores desconocidos en nuestra cultura esté ganando adeptos entre el público español, sobre todo entre los más jóvenes quienes suelen ser más proclives a la novedad.  

La nueva cocina asiática ofrece platos comedidos en cantidad pero cargados de grandilocuente saboridad que cautivan y hacen del ritual de la comida una experiencia alternativa. Si a la excelencia culinaria se añade la sabia construcción de rincones armoniosos en los que esa cocina, estéticamente bien presentada, se acompaña con telajes y cuberterías de refinado diseño, se obtiene el valor añadido que desean muchos comensales.   

Anuncios

No más mujeres rotas. 25 de noviembre Día Internacional contral la Violencia de Género

Existen muchas injusticias en este mundo y la violencia de género es una de las más dolorosas porque demuestra que el primer mundo también carga con sus lacras y porque tras ella se esconde un irracional frenesí de odio hacia la mujer. Cada día 183 mujeres llaman al teléfono 016 en busca de ayuda. Y, a pesar de que en 2009 se han producido 14 muertes menos que en 2008, en lo que llevamos de año han sido asesinadas 49 mujeres a manos de sus parajes o ex compañeros sentimentales. Las víctimas, sin embargo,  no son exclusivamente las mujeres objeto de la ira acomplejada y vil de estos hombres. Sino que los hijos son dramáticamente testigos directos del maltrato a sus madres. Niños que quedarán marcados de por vida.

Ainhoa Arteta vista por el fotógrafo Iván Hidalgo en su obra 18 segundos, un alegato contra la violencia de género.

Los datos siempre resultan fríos y Miguel Lorente, Delegado del Gobierno para la Violencia de Género, en un acto de presentación del Instituto de la Juventud, ofrecía los últimos registrados en 2009 que evidencian un ligero descenso en el número de víctimas mortales menores de treinta años. En lo que llevamos de año, el 26% de las víctimas mortales que tenemos que lamentar pertenecen a este grupo de edad. (Durante 2008 la cifra fue del 32,8%, según los datos del Observatorio de la Violencia de Género). Miguel Lorente destaca que el problema sigue estando presente entre los jóvenes. Recientemente la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, afirmaba que “cuando hay violencia de género no importa que se tengan 50 años o 16”. No le falta razón a la ministra al afirmar que las “relaciones tóxicas”, que comienzan con pequeños detalles como avasallar al otro con mensajes al móvil o humillaciones en público, son “la semilla de la violencia de género”. Y es la educación la mejor prevención para erradicar este tipo de conductas.

Hoy, día 25 de noviembre, numerosos actos van a ocupar un espacio en un intento por sensibilizar, por hacer visible un problema que afecta de lleno a las mujeres por el mero hecho de serlo. La violencia machista requiere del apoyo y la condena de toda la sociedad que no puede permitir conductas nimias, llamativas o sangrantes  que traten de menospreciar o menoscabar a la mujer.

Mi contribución apenas pasa por estas insignificantes palabras porque prácticamente todo resulta insignificante cuando tu persona ha dejado de existir. Cuando ya no se cuenta. Cuando la vida se trastoca y forma parte de un absurdo peligroso. Cuando las acciones más rudimentarias forman parte de reflejos conducidos por un ente autómata que no se cuestiona nada, que simplemente obece a su maltratador, a su falso dueño. Así transcurre la vida de estas mujeres a las que un hombre algún día quiso (queremos creer), y también, durante uno de aquellos días, todo ese amor se tranformo en odio. Muchas de ellas reconocen que tras el golpe sobreviene lo peor, y es cierto. Tras el golpe la autoestima deja siquiera de existir.

Arancha Sánchez Vicario fotografiada por Iván Hidalgo. Imagen incluida en la exposición 18 segundos.

Arancha Sánchez Vicario fotografiada por Iván Hidalgo. Imagen incluida en la exposición 18 segundos.

Estos hombres capaces de levantar la mano y de herir también con la palabra y la actitud practican la peor de las conductas: el abuso de poder, la manipulación consciente, el plan perfecto para someter la voluntad del otro. Por eso, estas mujeres, que denuncian o aguatan en silencio, deben percibir la seguridad y el apoyo efectivo que la sociedad, desde todas las instituticiones, está obligada a proporcionarles. Ayuda legal, policial y social.

Ayudas que deben partir de la garantía de protección personal, que deben centrarse en el amparo legal impartido por jueces competentes en la materia (a los que no les vendría nada mal la especialización como se exige en otros tantas profesiones); ayudas eficaces que se cuentan con las herramientas necesarias para poder emprender con ilusión una nueva vida. En Cataluña, 23 empresas se han comprometido a contratar a mujeres víctimas de violencia machista. 23 empreseas que van a hacer posible que esa otra vida pueda comenzar, y entre las que se encuentran Aguas de Barcelona, Borges, Caixa Catalunya, Caprabo, El Corte Inglés, Frit Ravich, Gas Natural, La Caixa, Manpower, MRW o Mercadona.

La actriz Lola Herrera posa para Iván Hidalgo. Fotografía incluida en la obra 18 segundos.

Pero toda ayuda es poca y es la educación la que debe centrar buena parte de las acciones si de cara al futuro queremos anunciar en exclusiva y a través de cualquier medio de comunicación el fin de estas agresiones a las que apenas les basta con 18 segundos para acabar con la vida de una mujer. Esta franja de tiempo es la que lleva por título el trabajo del fotógrafo Iván Hidalgo que estará expuesto en el Círculo de Bellas Artes hasta el 27 de noviembre con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género. Se trata de un conjunto de fotografías cuyas protagonistas son algunas de nuestras famosas más queridas como Ainoha Arteta, Aitana Sánchez Gijón, Angels Barceló, Belén Rueda, Araceli Segarra, Cristiana del Valle, Lola Herrera y Maribel Verdú, entre otras. Imágenes elaboradas a conciencia desde todos sus ángulos, incluido el maquillaje realizado por Alicia La Rosa; fotografías cuyo mensaje es el alegato contra la violencia hacia las mujeres y que lo hacen a través de la excepcional visión artística de Alejandro Marcos

Tanto el fotógrafo como su director artístico se han volcado en escenificar las consecuencias de la violencia de género; en mostrar los golpes visibles, pero también los ocultos. Las miradas que ofrecen reflejan miedo, pero también son valientes, las hay miradas desafiantes, y las hay que se adivinan perdidas o permanecen ausentes. Hay otras en cambio que se ocultan, que parecen querer disolverse. Las fotografías son ficción, contienen el aderezo del maquillaje y la interpretación; pero conviene no olvidar que las imágenes, sabiendose fingidas, evidencian el sufrimiento de miles de mujeres.

 

http://www.redesyole.com/18segundos/

Cada 18 segundos una mujer es agredida en el mundo. 18 segundos para que una vida cambie de rumbo. 18 segundos para destruir la autoestima de una mujer. 18 imágenes que rompen el silencio. 18 mujeres que se unen en un clamor por la conciencia. 18 segundos para comprender. 18 segundos de esperanza.

Javier Bauluz, fotógrafo y artífice de Piraván

Periodismo y Derechos Humanos es la apuesta de la productora multisoporte Piraván.

A Javier Bauluz debemos la suerte de contar con un proyecto periodístico ilusionante. Lo que no es banalidad para los tiempos que corren. Hace ya algunos meses que este fotógrafo presentaba Piraván, productora independiente, cuyo objetivo es elaborar información de calidad, disponible en múltiples formatos, y basada en los derechos humanos. Para ello, Piraván cuenta con una extensa red de colaboradores por todo el mundo. Bauluz parece un hombre íntegro; lo demuestran sus andanzas y los hechos. Emociona cuando se le lee sincero afirmando que “el periodismo es un servicio a la sociedad”.  Esta nueva e ilusionante aventura viene a constatar lo fielmente que cree en las siglas de la nueva productora.  

El fotoporiodista Javier Bauluz.

El fotógrafo reclama, entre otras cosas, la recuperación del control de la profesión. Javier Bauluz no oculta su preocupación porque siente que el periodismo “ha perdido su norte: la información veraz al servicio del ciudadano”, palabras que recogía B. Yuste para el diario ABC en el pasado mes de junio.La traviesa, pilla y sinvergüenza Piraván supone la avanzadilla del periodismo multiformato y la base que garantizará la continuidad y el protagonismo con los que se ha desarrollado la profesión, hasta que poderes y política han intervenido en el proceso divulgando información interesada. Javier Bauluz sostiene que la tecnología y sus costes brindan “[…] la primera posibilidad en la historia de no tener que depender técnica ni económicamente de unos grandes medios con gran poder económico”. El fotógrafo y todo su equipo, quieren ofrecer información sin intereses, “información humana por encima de todo”.  

Fuerteventura, 2002. Fotografía de Javier Bauluz. El fotoperiodista lleva años retratando los dramas de la imnigración que arribar a España

El proyecto Piraván es fruto de una experiencia que viene de lejos y que el fotógrafo ha sabido conjugar con grandes dosis de conciencia. De formación autodicta, Bauluz empuña la cámara desde que en 1981 descubre su auténtica vocación a tenor de unas imágenes que capta en una manifestación en el Hyde Park de Londres. Y así lleva cerca de 27 años. Su inclinación natural son las escenas que reflejan situaciones sociales, comprometidas en la mayoría de los casos. Escenas con fuerte carga emocional y con tendencia a suscitar reflexiones profundas que no siempre caen bien, pese a la burda e indecente realidad que cuentan.  

Ese fue el caso de la polémica generada por una de sus fotografías realizadas en Tarifa, en el año 2000. Imagen objeto de una seria discusión entre el fotógrafo y el periodista Arcadi Espada que se vio zanjada con la resolución del Consejo de Información de Cataluña a favor del fotógrafo en cuya cámara, como dice José Saramago “lo mismo caben besos como cuerpos destrozados”. El mismo Bauluz zanjaba entonces la cuestión sirviendo la definición y esencia de su oficio: “Si el fotoperiodismo es algo, es intentar resumir una información en una sola imagen. Y la elección del ángulo y el momento es lo fundamental”.     

La indiferencia de Occidente, Tarifa, año 2000. Esta imagen fue objeto de controversia entre Bauluz y el periodista Arcadi Espada. El Consejo de Información de Cataluña falló a favor del fotógrafo.

A Javier Bauluz nadie le ha regalado nada, su reputación se debe a la confianza y el esfuerzo personales. Ha estado en protestas nacionales e internacionales, en guerras y posguerras, en poblados y en ciudades. Marruecos, Bosnia, Ruanda, Chiapas, Chile, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Panamá, Sahara, Kósovo… La lista parece infinita.Viajes, gentes, horrores y escenas que ha vivido o protagonizado realizando su trabajo como fotoperiodista para las agencias Associated Press, Reuter, Staff, VU y Gamma. Imágenes que se han publicado en El País, El Mundo, La Vanguardia, el desaparecido Diario 16, y en la revista Interviú. Fotografías que se han paseado por las páginas de las principales cabeceras internacionales como The Washington Post, The New York Times, Liberation, The Independent, o Der Spiegel; y las revistas Newsweek, Time y Geo.    

El fotoperiodista puede presumir de haber sido galardonado con premios tan importantes como el Pulitzer en 1995. Y algunos más de ámbito nacional como el premio Libertad de Periodismo de Luis del Olmo y el Godó de Fotoperiodismo, ambos en 2002.

Bauluz ha colgado sus fotografías en exposiciones en Europa y Estados Unidos, y cuenta con varios libros en el mercado. Sin embargo, divulgar y compartir conocimientos ha sido otra de sus preocupaciones, de ahí que sea habitual  conferenciante en seminarios y grupos de trabajo; desde 1997 es, además, el director del Encuentro Internacional de Fotoperiodismo de la ciudad de Gijón, que goza de gran reputación.     

Esta imagen fue galardonada con el Premio Pulizter en 1995. Bauluz es el único español que ha obtenido el galardón. La imagen está tomada en Ruanda.

Bauluz no ha reducido ni un ápice el ritmo de su actividad. Ayer día 20 participó en una mesa redonda organizada por Amnistía Internacional en Las Palmas de Gran Canaria, en la que se debatió la situación de vulnerabilidad de millones de personas a las que le resulta imposible defender los derechos contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Y, también desde ayer,  con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género (que se celebrará el próximo día 25 de noviembre), podemos asistir a la exposición La violencia contra las mujeres en Guatemala, en Asturias. La exposición incluye la proyección del documental contra la violencia de género Noticia de los Nadies, dirigido por este fotoperiodista que se ha inspirado en el poema de Eduardo Galeano, Los Nadies.  

Una carrera agotadora pero llena de éxito, personal y profesional. En la actualidad combina viajes, ponencias y exposiciones con el trabajo en Piraván, sus fotografías y las clases de Fotoperiodismo que imparte en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Javier Bauluz, que nos regala con su trabajo escenas apabullantes y sobrecogedoras en las que no siempre el terror se hace explícito, parece incansable, y puede que realmente lo sea.     

Enlace a la página web de Piraván: http://www.piravan.com/

Será cuestión de prioridades

Hoy 2o de noviembre celebramos el Día Internacional de los Derechos del Niño.

Se cumplen veinte años desde la Convención Sobre los Derechos de los Niños establecida por la Asamblea General de Naciones Unidas. Con 193 ratificaciones, los países firmantes se comprometían entonces a cumplir el Tratado Internacional que les obligaba a proteger los derechos de los niños. Para Ann M. Veneran, Directora Ejecutiva de UNICEF, aquel hecho, que indirectamente celebramos hoy día 20 de noviembre, produjo una profunda transformación en “la manera en que los niños son vistos y tratados en todo el mundo”. Y en la actualidad, más de 70 países, como apunta el periódico El Mundo en su edición digital, han ido incorporando legislación interna para garantizar los principios básicos que fijó la Convención. Entre ellos destacan: la no discriminación, el interés superior del niño en todo aquello que le afecte, el derecho a la vida y a la supervivencia, al desarrollo, a ser escuchado y que su opinión se tenga en cuenta en los temas que le afectan directamente.

A pesar de las buenas intenciones cada seis segundos muere un niño en el mundo. Y aunque el informe de UNICEF, sobre el Estado Mundial de la Infancia, indica los avances alcanzados durante estos veinte años, el trabajo dista mucho de finalizar.

El Estado Mundial de la Infancia de UNICEF ofrece una visión global que con datos positivos como que la cifra anual de niños menores de cinco años que mueren cada año en el mundo se ha reducido en un 28% (de 12,5 millones en 1990 ha pasado a 8,8 millones en 2008). Esta reducción tiene relación directa con el acceso a agua potable; entre 1990 y 2006, más de millón y medio de personas han accedido a agua potable.

La educación es otra de las principales heridas. En lo que se refiere a su accesibilidad, alrededor del 84% de los niños en edad escolar asisten hoy a clases con lo que las brechas y desigualdades se van reduciendo.

Una de las conclusiones de este informe tiene que ver con la protección de los niños para evitar que sean utilizados por adultos sin escrúpulos para formar ejércitos, realizar todo tipo de trabajos y tareas domésticas o caer víctimas de redes de prostitución infantil. Aspectos que suelen acaparar la atención por repulsivos.

Los datos de UNICEF resultan demoledores pues sus protagonistas son unos niños a los que se les roba la infancia. Son datos que imaginamos lejanos, y, aun cuando nos abruman, forman parte de un mundo ajeno al nuestro porque no es posible que en nuestras cómodas sociedades estos hechos ocurran. La inmensa mayoría de los pequeños cuentan con adultos que los protegen, que aseguran sus necesidades básicas. Gracias a nuestros avances y bienestar social nuestros niños juegan y van a la escuela, comen caliente y tienen un techo bajo el que dormir. Sin embargo, España también tiene su dosis de precariedad infantil.

Fotografía de Samuel Sánchez para El País.

Fotografía de Samuel Sánchez para El País.

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, hacía público ayer las nefastas condiciones en las que viven algunos de nuestros menores. La conclusión de su informe anual alude directamente a la Cañada Real, ese limbo residencial donde la ilegalidad cobra impuestos. Y fue, precisamente, la supuesta ilegalidad que sin embargo es tributaria, la que despertó el interés, y no los cerca de 2.000 menores que allí residen “excluidos de los modos y condiciones de vida comunes”. A los que hay que sumar los 100 que pertenecen al poblado chabolista El Gallinero junto con  todos aquellos difíciles de detectar pero que rozan situaciones igual de convulsas.

Arturo Canalda explica que “la mayoría de las vulneraciones de los derechos de los niños que tienen lugar en nuestra región se refieren a la educación y la cultura, la integración social y la protección jurídica”. Cita que recoge hoy la periodista Soledad Alcaide para El País.

La responsabilidad sobre las garantías de los menores para que disfruten de una infancia feliz y segura es colectiva, como bien apuntan desde El Mundo. Los datos con los que hoy reflexiona el planeta, que pasan desde la situación de los niños al hambre y los conflictos que les afectan e implican, próximos o lejanos, contrastan con las ayudas e inversiones que el sector bancario ha recibido (en todo los países del mundo, incluida España) durante el presente año. Y colisionan todavía más cuando descubrimos que sólo 1.000 millones de euros, como pública el diario Público, son necesarios para acabar con el hambre en África oriental. Principal conclusión junto con la indecente ausencia de medidas o soluciones con la que ha terminado la Cumbre por la Seguridad Alimentaria celebrada en Roma, donde, además, los principales líderes políticos mundiales han brillado por su anuncia. Los 60 mandatarios que sí han hecho sentir su presencia dirigen la política de países en vías de desarrollo; será este interés una cuestión de prioridades.

Salomé García, Jefa de Información de Público

Salamé García, es una de las jefas de información con las que cuenta la prensa generalista en España. Curtida y experimentada, aglutina veinte años de periodismo entre los que destacan los más de 10 que dedicó al Periódico de Cataluña para el que elaboró información política y parlamentaria. Ahora, Salomé trabaja en el diario Público como jefa de información además de dirigir al equipo de redacción del periódico. Estas son algunas de sus reflexiones sobre la profesión periodística y su futuro, y la responsabilidad de seleccionar contenidos.

El esquema de dirección de Salomé García responde por encima de todo a las características del  periodismo actual. Está convencida de que la principal diferencia entre el periodismo de hoy y el de un pasado en absoluto lejano radica en que hemos pasado de una microvisión del mundo a un mundo global. Una globalidad de información en la que lo más relevante no es su inmediatez sino su análisis y profundidad. “Ahora se tiene un control absoluto sobre la información, ahora la mirada es global”, afirma, sin ocultar un sospechoso brillo en sus ojos que parecen rememorar sus días como redactora. Función que no ha abandonado del todo.

Salmé García, Jefa de Información del diario Público

Sobre el papel de internet la Jefa de Información de Público mantiene que, aunque aún no resulta rentable, “el futuro nos empuja hacia el digital”. Sin embargo, esto no significa que el papel desaparezca, el papel continuará siendo rentable si ofrece el valor añadido que supone la calidad del análisis a través de los distintos puntos de vista. El futuro podría conducirnos hacia una prensa para elites.

Salomé García no tiene ningún complejo en confesar que la experiencia de patear la calle le ha proporcionado la formación y la seguridad que se requieren al frente de una redacción. Por eso, aconseja profundizar en los entresijos de la profesión antes de aceptar puestos de responsabilidad. “La información de la calle es la que te pule y te da la visión de qué es lo importante”.

Esta periodista, que continúa vibrando con la noticia, se levanta cada mañana y examina la prensa para comprobar si ha acertado o no con los contenidos que va a encontrarse el lector cuando recurra a su periódico. “Lo más difícil es decidir qué información quitas, es el principal riesgo de un jefe de información”. Y no se sonroja al reconocer que no siempre gana y que a veces se equivoca. Confiesa con humildad que no le otorgó ni la atención ni el espacio que se merecía la reunión sobre el clima, principalmente entre EEUU y China, el pasado día 16 en Copenhage. Una relevancia que sí le concedieron otros medios (entre ellos El País) acertando de lleno con el asunto del día. La selección “es una de las apuestas que se hace al ser jefe de información”, y está claro que se puede ganar o perder.

El diario Público lleva en su Primera la impronta de su distinción sobre el resto de competidores de prensa generalista.

En Público esa apuesta se encuentra cada mañana en los temas que lleva en Primera y que oscilan entre la claridad del mensaje, la interpretación y la comprensión deductiva; sin embargo, el patrón común es resultar diferente, llamativo. El periódico, que se inclina sobre todo por temas sociales, cuenta con 237 redactores –repartidos entre Madrid y Andalucía- . Es una plantilla relativamente corta en la que se aúna experiencia y juventud. La paridad resulta llamativa a pesar de que, como afirma, “en periodismo es muy difícil conciliar vida familiar y profesión, más bien lo vas llevando”.

Público, republicano y laico, ha encontrado su nicho de mercado entre los lectores españoles. El periódico ha tomado serias posiciones y decisiones como la de no incluir entre sus páginas anuncios de contactos o prostitución. “No llevar anuncios de prostitución nos proporciona autoridad moral frente al resto”.

Salomé  recrimina a  las fuentes que sigan prefiriendo hablar con el jefe antes que con el redactor. Situación que compensa transmitiendo todos los datos a la persona que realmente domina el tema, que por lo general resulta ser el propio redactor. Una cuestión que no esconde su sentido de la eficacia porque “no se trata tan sólo de generosidad sino de pragmatismo”. Y sobre el debate de la preponderancia masculina en los puestos de dirección afirma con rotundidad que “la sociedad no está acostumbrada a que las mujeres ocupen puestos de mando”, y recomienda “la costumbre para ver progresos”.

El mensaje final de Salomé García retrata a fondo a la persona y su concepto de profesionalidad: “Hay que aspirar a ser buen periodista y no jefe. El oficio es más divertido y gratificante”.

La tormenta perfecta: entre el periodismo profesional y la intrusión cibernética (II)

The Huffington Post

The Huffington Post (EEUU) de Arianna Huffington cuenta con más de 9 millones de usuarios y 1.800 blogs asociados.

El hito alcanzado por The Huffington Post ha llevado a grandes y consolidadas cabeceras como Chicago Tribune a preparar una plataforma de blogs especializados en diferentes temas.

Todos sabemos que la búsqueda de información no es gratuita, cuesta dinero y esfuerzo, y si la información debe ser libre, intrínsecamente es costosa. Tiene un coste y ha de obtenerse una remuneración por ella para garantizar su subsistencia.  Resulta obvio que si no tienes producto por el que puedas cobrar, ¡no tienes producto!, por tanto, careces de negocio. La tabla de salvación del periodismo se encuentra en el propio ejercicio profesional.  “Si no se consolida la idea de que el contenido tiene valor y que, en realidad, es lo único que cuenta, el periodismo profesional de calidad no tiene ningún futuro”, augura Simon.

El periodista Arcadi Espada. Imagen del diario Las Provincias.

El periodista Arcadi Espada. Imagen diario Las Provincias.

La prensa pelea contra la crisis internacional y la sectorial propiciada por los cambios de hábitos, la pérdida de lectores e internet, fundamentalmente. Y está luchando contra una serie de individuos, los bloggers, a los que lo  único que les mueve es la afición, que realizan de manera gratuita contenidos más o menos discutibles, y que, en general, poco tiene que ver con el periodismo porque permanecen ajenos al periodismo.

En nuestro país, sobradamente conocidas son las opiniones del periodista Arcadi Espada quien niega que los blogs sean una prolongación del periodismo. Para este periodista los blogs son fundamentalmente “expresiones de la vida íntima de las personas, de sus aficiones”, y sólo una pequeña parte está enfocado hacia temas periodísticos, y en éstos, además, pesa casi siempre la opinión.

Sin embargo, no está tan claro que la simbiosis entre blogueros y medios carezca de ventajas. De llevarse a cabo o materializarse la colaboración, los primeros no tendrían por qué preocuparse de los asuntos técnicos y hasta podrían recibir remuneración económica. Los segundos dispondrían de contenidos  baratos, más tráfico y atención, y por tanto más clientes. De nuevo, similitudes al estilo de Soitu.

Pero Arcadi Espada, como muchos otros colegas, señala que el éxito de los blogs radica en su gratuidad. Teniendo toda la razón me parece, sin embargo, que el concepto de gratuidad queda algo corto para aquellos blogs a los que se les dedica tiempo suficiente como para ofrecer textos de calidad, amenaza real del periodismo.

José Saramago

El escritor y Premio Nobel de Literatura 1998, José Saramago.

Sobre la importancia de este fenómeno, o en sentido más amplio, sobre la revolución de libertad de expresión y disponibilidad de información que ha proporcionado la red, también se han pronunciado grandes literatos. Para el Nobel portugués José Saramago, “no hay diferencia entre la escritura de un blog y la literatura”. Esto significa que el escritor ha detectado blogs de calidad literaria. “El libro es un compendio de textos literarios sobre la actualidad. Creo que al público le es indiferente ese debate sobre la inmediatez del periodismo. Quieren leer cosas de calidad e ideas”. Esta aseveración es el auténtico jarro de agua fría que ha constipado el periodismo y contra el que resulta imposible emprender batalla. Con lo que regresamos de nuevo al debate original: la necesidad de contenidos de calidad, el grado de especialización de los profesionales periodistas y la búsqueda del nuevo modelo. Un modelo nuevo en el que no resultaría conveniente (como proclaman algunas voces) ayudas estatales porque resulta incómodo y antinatural que exista una legislación en apoyo de la prensa. La propia esencia de la profesión, su independencia, se vería seriamente comprometida y su credibilidad, también. Y sin credibilidad, ¿qué le queda a la prensa y al periodismo?

En Francia se han tomado varias medidas interesantes para contrarrestar los efectos de la crisis coyuntural del sector. Van desde la educación y el hábito de prensa en los jóvenes, a quien se les ofrece una suscripción gratuita al periódico que elijan hasta los dieciocho años, a la regulación interna sobre los nombramientos de directores y derechos y deberes en las redacciones, normas de independencia editorial, consejos de sabios o medidadores. Códigos éticos por los que regirse ante colisión de intereses o conflictos.

Urbaneja

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja.

En España contamos con 140 cabeceras (nacionales, regionales y locales, generales y especializadas), según los datos que maneja Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid. Quien explica que los propios editores han reclamado ayudas oficiales. Éstas deberían ser “transparentes, explícitas y con compromisos y contrapartidas. Ayudas que deben tener en cuenta a todos los actores del sectores, y en primer término, a los periodistas”. También reclama un Estatuto Profesional del Periodista y la revisión del papel y figura de nuestros editores.

Todo ello contribuirá a sentar las bases para un periodismo seguro y profesional. Sin embargo, se debe tener presente, en el punto relativo a la ayuda oficial, que aún siendo cierto que ésta se presta a otros colectivos y sectores, en el caso de ofrecerse a la prensa estaría en juego la propia independencia informativa. Y si las posibles ayudas solventarían el actual escollo también abrirían otro: el de la inquietante conexión con la mano que si bien no diera del todo de comer, facilitaría mucho los ingredientes con los que cocinar el plato.

Reforzar las redacciones con tecnologías, acometer una profunda transformación de las redacciones, incluir en ellas a profesionales y dotarles de la adecuada formación, en definitiva, no descuidar el capital humano, la creatividad y el talento, e invertir en la reconversión tecnológica tendrían que ser suficientes para encontrar ese modelo de negocio con el que todos salgamos ganando.

La tormenta perfecta: entre el periodismo profesional y la intrusión cibernética (I)

 Tormenta

Hace escasos meses David Simon, quien fuera propietario del Baltimore Sun entre los años 1982 y 1995, cuyos esfuerzos profesionales están ligados en la actualidad a la Blown Deadline Productions, irrumpió con un agrio pero sincero discurso en el Senado norteamericano. Simon ha sido uno de los pocos hombres fuertes que ha echado de menos la redacción (y sus redactores) en el debate que se está registrando en Estados Unidos a raíz de cierres de cabeceras y peticiones de ayudas estatales para sobrellevar la situación.En su intervención Simon dijo cosas ciertamente interesantes sobre los hábitos de consumo, la función del periodismo, su calidad o la incidencia de internet sobre la tradicional forma de ejercer la profesión. Y uno de los aspectos que centró su discurso, y que me llamó la atención, fue la expresión que empleó para dictaminar la enfermedad que aqueja al periodismo: “Internet es […] el sistema de distribución de información del futuro, pero hasta ahora no distribuye mucha información de primera generación. Más bien, absorbe el reporterismo de las grandes publicaciones, contribuyendo poco, repitiendo mucho e inundándonos de comentarios. Los lectores reciben las noticias de agregadores y abandonan su punto de origen: los periódicos. En pocas palabras, el parásito está matando, poco a poco, al huésped”.  

David Simon

David Simon en una aparición reciente. Imagen weblog.baltimoresun.com

Google News  y Google Search –buscadores de noticias- acaparan más de mil millones de entradas mensuales. En su defensa se esgrime que las noticias que ofrecen están libres de malas o interesadas intenciones ya que las noticas se clasifican sin tener en cuenta la opinión política o la ideología. Y que además es una herramienta que conecta a millones de personas con la información incluidos los periodistas. En su contra, el gremio empresarial de los media, eleva su voz y corea el grito de ¡ladrones! Les acusan de ser los auténticos piratas que roban el trabajo diario de la prensa. Hay, sin embargo, otros peligros que pueden parecer menores a simple vista como son los blogs y otras herramientas de comunicación en Internet. David Simon arremetía como un terremoto, valga decir que exclusivamente desde una perspectiva periodística profesional, contra blogueros y “periodistas ciudadanos” (inquietante expresión que encierra más de lo que parece) a los que uno no se encuentra en el origen de la noticia. ¿Por qué?, se pregunta David Simon. La respuesta es más que evidente: porque el periodismo de calidad es una profesión que requiere compromiso pleno y diario, además de formación.  

La pregunta del millón que lanzaba este empresario ante el Senado estadounidense tiene relación directa con todo lo anterior: ¿cómo puede creer nadie que la industria puede financiar los gastos que acarrea la información regalando el producto a agregadores y a blogueros?BLOG  

El éxito en Estados Unidos –del que todavía estamos lejos- de The Huffington Post, un medio digital que se ha convertido en la página política más leída del país, con nueve millones de usuarios demuestra la convulsa situación, la colisión de dos mundos: el nuevo y el viejo. Esta página cuenta con blogs asociados (cerca de 1.800) además de colaboradores famosos y sobradamente conocidos como Tim Robbins, Alec Baldwin o Steve Martin.

El periodista y profesor Félix Bahón, describe este fenómeno, el de HuffPost, como también se conoce a la página, como auténtica revolución cuya novedosa fórmula provocó la censura de los medios tradicionales a los que no les ha quedado más remedio que adaptarse. En España lo más parecido ha sido el desaparecido proyecto de Gumersindo Lafuente, Soitu.es

Piedad Isla y los tesoros de la vida en Palencia

Piedad Isla, fotógrafa palentina

La fotógrafa palentina, Piedad Isla, falleció el seis de noviembre a los 83 años.

Como cualquier mortal obsesionado por alguno de los aspectos que componen nuestro mundo, la obsesión que rondaba a la fotógrafa Piedad Isla fue el que tenía y sentía cercano: la inmortalidad del ámbito rural, de sus paisajes, de sus gentes y sus vidas.  

Su fotografía fue, es, una fotografía desnuda, viva, fiel reflejo de lo que a su paso encontraba. Sus escenas estaban cargadas de abstracción y realidad. Buscaba la esencia de la cotidianidad rural, con sus labores y sus fiestas, con sus ritos y costumbres.  Y todo eso encontró. Supo captar la identidad de cada pueblo, y gracias a ese trabajo disponemos de un singular recorrido con el que acercarnos, descubrir o rememorar aldeas y pueblos de la comarca palentina. Ciertamente nada le pasó desapercibido.

Escriben en El País, Peridis y Esteban Sainz Vidal, que “su auténtica inspiración fue la condición humana, el culto a los ancianos, la adoración por los niños, y el respeto a la tierra”. Y añaden con gran acierto y belleza semántica que “buscó en su obra, antes que el arte, la vida y allí, encontró la verdad y la belleza”.

Para que su mundo no cayera en el olvido, durante años se dedicó a recopilar objetos cercanos y apilarlos junto con todos esos fragmentos robados a la vida, auténticos tesoros encerrados en negativos y papel. Mujer enérgica se centró en un proyecto inagotable aunque sí cambiante y por eso decidió dejar constancia de sus recorridos, de su trabajo y empeño personal, al fundar, en 1980, el Museo Etnográfico que lleva su nombre en Cervera de Pisuerga.

El mundo y la vida avanzaban, la ciudad llamaba a los jóvenes, los pueblos quedaban desnudos, por eso Piedad no quiso dejar que también se borrasen las huellas de un pasado ligado a la tierra.

Piedad Isla fallecía hace escasos días a los ochenta y tres años. La fotógrafa deja 165.000 negativos cargados de historia, de imágenes auténticas que son como un tesoro cargado con las particularidades de las vidas rurales y sencillas.

Sin duda, uno de los mejores homenajes que se le ha rendido ha sido el recién aprobado Certamen Nacional de Fotografía que llevará su nombre. Una propuesta que ha partido de la Diputación de Palencia que también ha escogido la fecha de entrega del galardón: el seis de noviembre, fecha en la que la fotógrafa fallecía.  Como despedida su tierra quiere que reciba a título póstumo la Medalla de Oro de la Provincia. Todo un reconocimiento a una mujer que trabajó para El Norte de Castilla, la Agencia EFE, el Diario Palentino y el Diario Montañés.

Guido Argentini, escultor de la belleza

Guido Argenti, 2008

Serie Women. Fotografía de Guido Argentini.

Hay una línea más o menos clara que separa lo vulgar de lo elegante, lo grotesco de lo bello, lo artificial de lo natural, y, por supuesto, lo obsceno o impúdico de lo erótico y la sensualidad. Esa línea se puede traspasar tanto en lo personal como en lo profesional, pero en cuestión de arte su transgresión supone acaparar un público u otro, y consecuentemente, aglutinar uno u otro éxito. El fotógrafo Guido Argentini es uno de los pocos profesionales de la fotografía que ha conseguido llamar la atención de todos los tipos de públicos al ser capaz de retratar cuerpos desnudos de mujer con sensibilidad y diferentes dosis de sutiliza.
 
Su particular historia con el mundo de la imagen comienza a los 23 años. Tras haber estudiado tres cursos de medicina en la Universidad de Florencia, su ciudad natal, el joven Guido decide convertir su afición en eje profesional de su vida. Se lanza a trabajar en moda y sus fotografías comienzan a aparecer en publicaciones de belleza.

Desde 1990 Argentini vive entre Estados Unidos e Italia. Sus trabajos se han editado en revistas como Marie Claire, Vogue, Men’s Health, Panorama, PlayboyMax y Maxim, entre muchas otras. Ahora, está a punto de publicar su último libro.

El éxito alcanzado por este fotógrafo avezado en la erótica  del desnudo bello ha hecho que sus fotografías estén seriamente cotizadas. Su pasión por la anatomía puede tener su origen en sus estudios médicos pero es en el terreno fotográfico donde han encontrado posición. “Su devoción por el desnudo fotográfico es fruto de su amor y sus sueños con las mujeres”, afirma Anthony Lasala en el monográfico que sobre esta temática ha publicado para la editorial Electa.

Silvereye. Guido Argentini

Imagen de la serie Silvereye de Guido Argentini. Editorial Te Neues Pub Group, 2003.

El primer libro de Guido Argentini titulado Silvereye es un gran ejemplo de la maestría de la composición. En él ofrece una visión hasta entonces completamente desconocida sobre la desnudez y su relación con la geometría. Paisajes desnudos y en danza, en los que modelos bañados en pintura de plata adoptan posturas sugerentes, incluso retorcidas, donde se realza la belleza de los cuerpos. No es de extrañar que el conjunto de fotografías que componen el volumen sea lo más exquisito que encontramos en su todavía brillante carrera, en la que influye también el hecho de que el artista ha sido siempre un gran apasionado de la escultura y la danza. Argentini tiene mucho recorrido y lo demuestra en cada uno de sus trabajos.

Sobre Silvereye se ha escrito y también se hablado mucho. Pero es el propio Guido el que nos ofrece la exposción más correcta de este trabajo al centrarlo en la sensualidad. De hecho, los rostros de las modelos casi nunca se ven, y cuando se ven, sus ojos nunca miran directamente a la cámara. “Las mujeres que yo retrato son mucho más una representación de la abstracción de la belleza que un reflejo de los valores estéticos tradicionales que el mundo de la moda se toma tan en serio”.

El fotógrafo sopesa muy bien su tiempo, no le apremian fechas ni publicaciones como demuestran los diez años que tardó en recopilar otra de sus obras más conocidas. Bien por la temática en sí o por la elaborada estética de las escenas, Habitaciones Privadas, lanzado en 2005, impactó en el mundo artístico, fotográfico y masculino. El erotismo que aparece en esas páginas contiene dos matices relevantes que afectan al trato que a la mujer se le ha dado desde entonces. Sin negar el elevado contenido sexual que rezuman sus imágenes, es cierto que éste se subordina a la mente del observador. Argentini buscó en Private Rooms el contraste entre el lujo de habitaciones de hotel con mobiliarios menores de moteles y hostales donde tejidos acrílicos, vinilo y sky dominan ramplonas estancias. En principio, las imágenes artificialmente elaboradas, muestran un universo femenino único conjugando fantasía masculina con aspectos menos conocidos o velados que se encierran en la mujer.

En cualquier caso el libro posibilita al espectador la evanescente transmutación voyeur. Aspecto que también estuvo presente en su penúltimo trabajo, Reflections, donde de nuevo son mujeres de extraordinario físico las que se buscan en el espejo.

Guido Argentini

Los libros de Guido Albertini, Silvereye, Private Rooms y Reflections, tienen como protagonista el cuerpo femenino del que ofrece una perspectiva erótica pero elegante.

El fotógrafo reconoce que a lo largo de su carrera ha podido comprobar cómo el desnudo fotográfico “es probablemente el tema más difícil de todos, pero por esa misma razón es el más estimulante. Es un desafío constante”.

Durante estos años de ardua preparación y trabajo Albertini ha comprobado que la actitud de la modelo depende de la personalidad del fotógrafo y de la clase de atracción que se crea entre los dos.  Se favorece “una interdependencia relacionada con la sexualidad”. Pero en cualqueir caso, el fotógrafo no duda en añadir que toda forma de arte, ya sea un cuadro, una escultura, un poema o una fotografía, siempre es interpretada de acuerdo con la sensibiliad y la cultura del espectador.

Guido Argentini, fotógrafo

El fotógrafo Guido Argentini, de origen italiano, reparte tiempo y trabajo entre Estados Unidos, Miami e Italia.

Las fotografías de Guido Argentini no han terminado de perder la conexión con la originaria concepción fotográfica. Pero la fotografía ha cambiado mucho en estos últimos años favorecida por la innovación tecnológica. Equipos digitales y programas informáticos permiten transformar en realidad casi cualquier pretensión. Y la fotografía de moda, cuando no cualquier otro género fotográfico, está entrando en el peligroso juego de la manipulación con todas las implicaciones psicosociales que ello acarrea. Guido Argentini no duda al afirmar al respecto que “algunas fotografías de desnudos están tan retocadas mediante ordenador que los cuerpos parecen de plástico”. Y añade que no entiende “la búsqueda de la perfección como batalla contra las cicatrices y demás defectos”. Una batalla que aniquila la energía contenida en cualquier fotografía. Para el fotógrafo, la perfección es “veracidad y vitalidad”. Aunque éstas puedan estar adornadas por un buen decorado y un pertinente atrezzo.

Enlace a la página web del fotógrafo Guido Argentini: http://www.guidoargentini.com/

Orgullosos del amor. U2, 25 años desde The Unforgettable Fire

U2

El grupo irlandés U2 celebra este año la grabación del disco The Unforgettable Fire.

Las diez canciones que componen el disco The Unforgettable Fire de U2 forman parte de un momento crucial en la historia de la música, un punto en el que se produce un break en la senda del grupo, y por extensión, en el pop-rock internacional. Aunque fruto de su trayectoria e inspiración natural, su carácter experimental y creativo terminó por impulsar definitivamente a la banda irlandesa que dio con el sonido que rondaba desde hacia tiempo.

Dos de sus temas, MLK y Pride (In The Name of Love) nacieron fruto de la experiencia personal que el grupo registró al visitar el Museo de la Paz de Chicago. Aquel recorrido caló profundamente en los integrantes de la banda. Dos acontecimientos claves para entender muchos de los conflictos políticos del siglo XX así como su repercusión social acapararon su atención. Uno de ellos fue todo el material relativo al lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki, los días 6 y 9 de agosto de 1945. El otro, el asesinato del líder racial estadounidense Martin Luther King, el 4 de abril de 1968.
The Unforgettable Fire, U2

Portada del disco titulado The Unforgettable Fire, de U2, 1984.

Con motivo del 25 aniversario desde que se publicara el álbum, The Unforgettalble Fire vuelve a editarse en una versión remasterizada en el que se incluyen como novedad dos canciones hasta ahora inéditas: Yoshino Blossom y Disappearing Act.

Grabado en el Castillo de Slane, en Irlanda, en 1984, el disco contó con la producción de Danny Lanois y Brian Eno, con los que desde entonces la banda crearía un vínculo especial pues se convertirían en los responsables de la mayor parte de la discografía de este grupo que nacía en 1978. Ese año la casualidad quiso que un anuncio publicado en el tablón del Templo School de Dublín, en el que se buscaban músicos para formar una banda, concentrara a Larry Mullen, Adam Clayton, The Edge y Bono. La joven banda optó entonces por llamarse Feedback sin predecir el futuro que les aguardaba, su continuo proceso de retroalimentación con el que despegó definitivamente a partir de la aparición de este disco cuyo aniversario celebramos.

El vídeo alojado más abajo pertenece al trabajo posterior del grupo titulado Rattle and Hum, editado en 1988, disponible audio y video. En este disco se recopilan temas esenciales de la banda, además de otras canciones que formaron parte del disco y de la gira The Joshua Tree, que el grupo grabaó un año antes. Rattle and Hum contiene temas como  Pride (In The Name of Love), Silver and Gold, Bullet to the blue sky, Angel of Harlem o la versión que recoge el grupo del tema Helter Skelter de los Beatles.

Con The Unforgettable Fire, los irlandeses se consolidaron de manera definitiva y aplastante. Tras él vendría todo un repertorio musical con algún que otro cambio o mutación de sonido como el producido con la aparición de Zoo TV  y la posterior gira Zoo Tours, que no hizo más que demostrar la capacidad de los músicos por reinventarse: volvieron a encontrar el sello con el que distinguirse.

The Unforgettable Fire es ciertamente espiritual y profundo y a pesar de ello contiene sonidos fuertes y reivindicativos. Posee gran carga de denuncia política de la que el grupo no se separará. Quizá el máximo exponente sea (y digo quizá porque con U2 resulta francamente difícil decidirse) Pride (In The Name of Love) el auténtico himno pacifista que, en nombre del amor, sirve para identificar por encima de otros temas este magnífico disco cuyos veinticinco años se acaban de cumplir.