L.A., Amy McDonald

Hay veces en que la vida nos sonríe. No hace falta que sucedan acontecimientos extraordinarios, más bien todo lo contrario, son las situaciones sencillas los que nos abren los ojos para dejarnos la satisfacción de haber comprendido, de haber disfrutado. Hoy ha sido uno de esos días en los ya de mañana nada me ha salido bien. “A quien madruga, Dios le ayuda”, reza el dicho. Aunque no sé por qué narices me lo he vuelto a creer cuando tengo la sensación de madrugar continuamente para llegar siempre con retraso, a pesar de ser escrupulosamente puntual.

Paradójicamente, contra todo pronóstico y sopesadas las posibles maldiciones que sobre mi persona han planeado y que ha provocado una turba de sorpresivas situaciones, en las que incluso he tenido que sujetar un velón en una situación que mi amiga Muci hubiera definido como efecto Cotino (sí el mismo Cotino que ahora está en Valencia y no explicó la relación entre ambas circunstancias –es fácil imaginarse a qué me refiero si se tiene encuenta que por donde pasa este buen señor se producen una serie de Catastróficas desdichas, eso sí casi siempre para los demás-), regreso a casa de buen humor.

Sí, a pesar de todo, todo me sonríe. Será que estoy cambiado, que veo las cosas de otra manera. Por el momento, aprovecho para celebrar lo acontecido hoy con una canción de Amy McDonald que tiene un tempo guisto, aquel que concuerda con mi ritmo y estado actual, y que posee la dosis adecuada de celebración, porque a estas alturas tengo bien aprendido no entusiasmarme por la felicidad (con frecuencia dura poco). El tema que dejo alojado se llama L.A., pertenece al álbum titulado This is the life, grabado por esta cantante y su banda en 2007 bajo el sello discográfico Melodramatic Records, y sí, parece claro que ésta es la vida.

http://www.amymacdonald.co.uk/

Anuncios