Encuadrar la vida. La mirada en la calle de Lisette Model

San Francisco, 1949. Fotografía Lisette Model. National Gallery of Canada, Ottawa (The Lisette Model Foundation).

San Francisco, 1949. Fotografía Lisette Model. National Gallery of Canada, Ottawa (The Lisette Model Foundation).

La figura de la desaparecida Lisette Model representa en fotografía la suma de características intuitivas que puede albergar cualquier artista. Cuando esta fotógrafa salía a la calle, salía a mirar. Su concepción de la cámara era aquella en la ésta se transformaba en un nuevo aparato de detección que permitía ver lo que la rutina ocultaba. Su forma de fotografiar ha pasado a la historia por responder a su instinto. Lisette Model disparaba su cámara dejándose guiar únicamente por la atracción.

Las imágenes de esta fotógrafa despiden carácter social y sirven para desvelar la condición humana incluso aquella que se trata de ocultar. Si Lisette Model supo levantar velos para enseñar el interior de los seres a los que fotografiaba fue porque lo humano acaparó todo su interés. En sus fotografías no faltan personajes adinerados o poderosos, seres urbanos, mendigos, también ambientes nocturnos de la ciudad. Son en su mayoría escenas que incomodan, que desvelan la caricatura que encierran unos protagonistas que intentan ocultar la parte más íntima de su personalidad. La fotógrafa estaba convencida de que  “todo el mundo tiene una manera de expresar su propio cuerpo, no sólo el rostro. Cuando las personas se relajan, se abandonan y no saben que alguien les está fotografiando, son en gran medida ellos mismos”.

Belmont Park. Lisette Model, 1956.

Belmont Park. Lisette Model, 1956.

Es en sus retratos pertenecientes a los años cuarenta, cincuenta y sesenta, sobre todo, donde se concentra la oposición al modelo norteamericano de estatus y contento social. Retratos veraces que cuestionan una América ensimismada en una caza de brujas de una política doliente.

Esta fotógrafa tomó el pulso a la frenética ciudad de Nueva York porque le fascinaba la gente con la que se cruzaba por la calle o en lugares nocturnos. Tomaba sus fotografías a las que luego volvía a reencuadrar para eliminar lo que consideraba “elementos superfluos”. De modo que lograba imágenes directas y próximas, llenas de fuerza pero también de humanidad.

Como muchos otros artistas nacidos a principios del siglo pasado, Lisette Model acabó en la fotografía por casualidad, como una ocupación con la que ganarse la vida. Nacida en Viena en el seno de una familia acomodada viaja a Francia con veinticinco años. En 1933, ya instalada en París, su hermana Olga le enseña las técnicas de laboratorio a la vez que su amiga, Rogi André, la instruye en la toma con una vieja Rolleiflex –cámara que abandonará en 1950 para sustituirla por una Leica de 35 mm- mientras le transmite el lema por el que se regirá su obra: “Retrata desde el estómago”.

En 1935 Lisette publica alguna de sus fotografías de la serie Promenade des Angleis en la revista comunista Regards. Su carrera como fotógrafa despega. En 1937 se casa con el pintor Evsa Model, y en 1939 la pareja se traslada a Nueva York, ciudad que no abandonaría desde entonces.

Bañista de Coney Island, New York, 1939-1941. Lisette Model.

Bañista de Coney Island, New York, 1939-1941. Lisette Model.

En Nueva York busca empleo como técnico de revelado, lo que la mantiene en contacto no sólo con la búsqueda de imágenes sino con su procesado. Poco a poco se va inclinando por escenas cotidianas que invaden la ciudad de las cuales es capaz de abstraer lo superfluo y ofrecer un marco de singularidades que únicamente ella es capaz de detectar. Se ha dicho que sus fotografías exceden la denominación de Street Photography, pero sin duda es un precedente de dicha corriente: del fotógrafo que sale a la calle “a ver qué encuadra de la vida”.

No resulta extraño que el nombre de Lisette Model, contemporánea de Weegee y amiga de Berenices Abbot, esté ligado al de otros grandes fotógrafos que marcaron el arte de la fotografía con su impronta en el siglo XX, tanto en el ámbito académico como en el periodístico. En 1940, en la ciudad de Nueva York, la fotógrafa conocerá a Ralph Steiner, editor de la revista PM’S Weekley con el que comenzará a publicar sus imágenes.  Un año más tarde inicia su relación profesional con Alexey Brodovitch, editor de la revista Harper’s Bazaar.  

Serie Lower East Side, New York, 1942. "No fotografié un monstruo grotesco, como algunos han dicho. Sabía que era alguien con una gran personalidad, como muchas otras personas que he fotografiados". Lisette Model.

Serie Lower East Side, New York, 1942. "No fotografié un monstruo grotesco, como algunos han dicho. Sabía que era alguien con una gran personalidad, como muchas otras personas que he fotografiado". Lisette Model.

En 1942 inicia su serie Lower East Side. Entre 1946 y 1949 realiza una serie de reportajes por la Costa Oeste. Es en estos años cuando conoce a Ansel Adams, Director del Departamento de Fotografía de la School of Fine Arts de California adonde había sido invitado su marido para impartir un curso. Adams propondrá a esta fotógrafa formar parte del equipo docente, actividad a la que se dedicará hasta el mismo día de su muerte en 1983. El 4 de marzo de ese año dará en el Haventford College su última clase magistral. Lisette Model fallece el día 30 del mismo mes en el hospital de Nueva York a los 82 años. Atrás dejaba varios premios y una gran labor pedagógica realizada en instituciones de prestigio como la New School for Social Research. Entre sus alumnos se encuentran nombres como Diane Arbus, Rosalind Solomon, Larry Fink o Bruce Weber a los que no se cansó de insistirles con la frase que enarboló de por vida: “Fotografiad con el estómago”.

Pero es la década de los cuarenta la que representa los años más prolíficos en la carrera de esta fotógrafa, los que más han marcado su carrera; años que coinciden con su etapa de mayor productividad trabajando para la revista Harper’s Bazaar (a estos años pertenecen las serie Promenade des Anglais).  
 
Reflections, New York. Lisette Model, 1939-1945

Reflections, New York. Lisette Model, 1939-1945

Lisette Model fue una profesional avezada. Cada una de las fotografías que se incluyen en la serie Reflejos, realizada entre 1935 y 1945 en la Gran Manzana, constituyen un fotomontaje natural que nadie antes supo adivinar y en el que el dinamismo y una parente confusión concentran la atención del observador. La fotógrafa demuestra en el conjunto de su trabajo una mirada poco convencional que se acentúa en las escenas que tienen como protagonistas a personajes atípicos y con frecuencia gruesos. Busca la diferenciación y la conjuga con el arte. Sin embargo, con frecuencia tuvo que defenderse de acusaciones como las de tratar de humillar o ridiculizar a las personas que fotografiaba. Ppara ella estos gruesos y peculiares personajes no son un “monstruo grotesco” como algunos afirmaban refiriéndose a, por ejemplo, la fotografía de la prominente mujer sentada en una silla perteneciente a la serie Lower East Side, de la que Model siempre adujó en su defensa tanto la fuerza como la belleza de la personalidad que brotaba de aquella mujer. 

Lisette Model falleció el 30 de marzo de 1983 en el Hospital de Nueva York. Tenía 82 años.

Lisette Model falleció en 1983 en el Hospital de Nueva York.

A Lisette Model le fascinaba el instante. “La fotografía es el arte de la milésima de segundo […]”, solía repetir a sus alumnos con frecuencia. Decía que un segundo bastaba para revelar imágenes y aspectos de la vida que resultaban prácticamente invisibles para el ojo.

Pablo Jiménez Burillo, uno de los autores que se ha encargado de parte de la redacción del cuaderno de la exposición que se exhibe estos días en la Sala Azca de la Fundación Mapfre de Madrid sobre la fotógrafa, define la mirada de Lisette Model como “una mirada que nos acerca una realidad ya pretérita, sí, pero teñida de una halo intemporal”. El valor y la naturalidad que consiguió en sus imágenes hacen de ellas algo todavía contemporáneo. Sus fotografías son fragmentos vibrantes de vida que nos acercan a esas partes de la realidad.

 

Todos los que quieran profundizar en la obra y vida de esta fotógrafa, docente y artista tienen una extraordinaria oportunidad para hacerlo. Hasta el 20 de diciembre parte de las fotografías más características de Lisette Model estarán expuestas en la Sala Azca de la Fundación Mapfre de Madrid (Avenida del General Perón, 40).

Anuncios