Cartografía humana y callejera. Miguel Trillo, fotógrafo de tribus

Fotografía de Miguel Trillo. La imagen sirvió de portada al libro Rockers desterrados de la movida, de Lauren Jordán. Editorial Milenio.

Fotografía de Miguel Trillo. La imagen sirvió de portada al libro Rockers desterrados de la movida, de Lauren Jordán. Editorial Milenio.

La obra de Miguel Trillo transforma la genuina y original banda sonora de ciudad en un testimonio visual. Sus fotografías son una amalgama cultural que condensan una época y una juventud. Durante más de tres décadas el fotógrafo, cámara al cuello, ha documentado la evolución de las tribus urbanas de España, desde la transición hasta nuestros días. Ahora, este compendio documental titulado Identidades, puede admirarse en la Sala de Exposiciones del Canal de Isabel II, en una singular exposición organizada por la Comunidad de Madrid y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.  

Conjunto de chavales con estética heavy. Fotografía de Miguel Trillo.

Conjunto de chavales con estética heavy. Fotografía de Miguel Trillo.

Miguel Trillo dio sus primeros pasos en los años setenta bajo el talante artístico surrealista tan instalado y afianzado en la época. En los ochenta se centró en fotografiar conciertos pop y paisajes urbanos. Y lo hizo con tanta profusión que no hubo más remedio que reconocer que su trabajo sonaba distinto. Pronto, la obra se definiría por sí misma, y el artista protagonizaría la vida como un paisajista de la fauna nocturna, hasta tal punto, que pasó a formar parte activa de la denominada “movida madrileña”. A estas épocas pertenecen muchas de sus imágenes en blanco y negro, algunas archifamosas y casi todas realizadas en Madrid, salvo alguna instantánea furtiva procedente de viajes esporádicos a Inglaterra. Fotografías que pertenecen al período más fructífero de su carrera y que forman parte de la exposición titulada Identidades, que hasta el próximo 16 de noviembre puede visitarse en la Sala de Exposiciones del Canal de Isabel II de Madrid.  

Fotografía de Miguel Trillo. Pareja de "mods" sobre vespa quadrophenica.

Fotografía de Miguel Trillo. Pareja de "mods" sobre vespa quadrophenica.

Son estos años de transición los años en los que un afanado Trillo, centrado en su trabajo, edita de forma anónima la revista alternativa Rockokó entre los años 1981 y 1985. Allí pública las imágenes de la efervescencia nocturna madrileña. La revista quedará, junto a otra enseña cultural del mundo de la imagen llamada Nueva Lente, como una interesante cartografía humana de quienes habitaban las calles.

El singular edificio del Canal alberga ahora esta radiografía callejera compuesta por el fotógrafo, que habla por sí sola, y que muestra las inquietudes y evolución de los jóvenes españoles. Una mirada que Miguel Trillo define como “un travelling generacional”,
Joven Alaska. Concierto de Primavera en la escuela de Arquitectura, 1981. Sección y reproducción de una imagen original de Miguel Trillo.

Joven Alaska. Concierto de Primavera en la escuela de Arquitectura, 1981. Imagen parcial a patir de la reproducción de una imagen original de Miguel Trillo.

del que es también actor dado que la mayoría de las imágenes se corresponden con propia juventud. Retratos que nos hablan de todo un despertar a las tendencias y estilos venidos del Reino Unido, fundamentalmente.  Imágenes homenaje a la vida callejera. “No es un paseo a la fama. Apenas si hay caras conocidas, estrellas. Pero sí mucho meteorito suelto. Vidas aceleradas que en aquel momento estaban contentas. Se gustaban”.

Con su legado, Miguel Trillo se ha convertido en el testigo privilegiado de una época. Punks, rockers, heavys, mods, siniestros, raperos… El fotógrafo ha conseguido condensar, en un gran mosaico en el que cada tribu tiene su reflejo, una auténtica “internacional juvenil” cuyos uniformes no engañan y cuyas diferencias de género, raza, religión, lengua o clase quedan aparcadas.

Fotografía de Miguel Trillo. Serie Gigasiápolis.

Fotografía de Miguel Trillo. Serie Gigasiápolis.

La exposición es un retroceso en el tiempo. Pero también alberga referencias algo más próximas como los trabajos titulados Zoom (centrada en la juventud inmigrante), Gigasiápolis (escenas juveniles en megaciudades asiáticas) y Desfile-Parade (con Nueva York, ciudad fusión por antonomasia, como protagonista). En su mayoría son imágenes compuestas por escenas sinceras, sin aditamentos ni poses, y que aún se encuentran en plena gestación.

Identidades se cierra con las fotografías realizadas en La Habana, Puerto Rico y Filipinas entre 1998 y 2002. La primera de estas series se titula Habaneras, un grupo de imágenes formado por una treintena de retratos realizados a travestis y transformistas de La Habana. En cuanto a la serie Vitolas es la primera vez que estas fotografías se exponen en conjunto. Todas ellas constituyen la colección de retratos “macho dancers”, llamativos bailarines de locales de streaptease de la ciudad de Manila. Habaneras y Vitolas, recuerdan los organizadores de la exposición, aluden al tabaco (riqueza de Cuba y Filipinas), al cigarro puro como símbolo fálico.

Esta exposición es una gran oportunidad para aquellos que desconocen la intensa etapa madrileña en la que bullían las calles, pero también lo es para que todos aquellos que lo presenciaron puedan reencontrarse con ese pasado que es también parte de la historia de la capital. No se me ocurre un título con más acierto para demostrar que lo que siempre han buscado los jóvenes mientras maduran es afianzar su personalidad. Identidades es la retrospectiva fotográfica de una gran historia en la que  Miguel Trillo demuestra ser un autor, que lejos de dramatismos y próximo a la indumentaria como enseña, se ha preocupado de ofrecer la búsqueda festiva de lo cotidiano en torno a unos jóvenes anónimos de ciudad.

 

La exposición Identidades de Miguel Trillo es fruto de la colaboración entre la Comunidad de Madrid y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. La muestra fotográfica estará abierta al público hasta el 16 de noviembre en la Sala de Exposiciones del Canal de Isabel II (C/Santa Engracia, 125).

Identidades coincide en la región con otra exposición sobre la obra de este artista. En Alcobendas, en el famoso Bulevar Salvador Allende y hasta febrero de 2010, se puede ver la sinfonía de parejas construidas por el fotógrafo que bajo el título Parejas y pasiones demuestra la conexión entre la afición, el amor y la música.

El Bulevar Salvador Allende de Alcobendas vestido con las imágenes de Miguel Trillo.

El Bulevar Salvador Allende de Alcobendas vestido con las imágenes de Miguel Trillo.

Anuncios