Peinando canas en televisión

BBC newsEn la edición digital de El País se puede leer la asombrosa una noticia sobre  la cadena de televisión inglesa BBC, en la cual  la televisión confirma la búsqueda de una mujer con canas para presentar sus informativos.  

Esta clase de absurdas noticias, que por otra parte tratan de arreglar desatinos (la cadena prescindió de muchas de sus presentadoras veteranas al objeto de “modernizarse”), son las que produce nuestra sociedad con la obsesión por la imagen. Un mundo mediático en el que no resulta tan importante la formación o la experiencia como la belleza.

Sobre el mundo laboral en general planea la falacia de que lo imberbe es dos veces bueno: resulta bonito y barato.

Para los que están muy por detrás de estas edades cercanas a la cincuentena, edad considerada poco menos que la peste, la noticia de la BBC no les parecerá significativa, incluso a lo mejor la sopesan como nicho de mercado y oportunidad, sin embargo, deberían recordar que, si todo va bien (y espero que todo les vaya bien) el tiempo pasa y las cosas suelen ir a peor. Pese a todo y por fortuna llegarán a cumplir esos mismos años.

De nada parece servir la experiencia en este mundo azotado por la crisis, la mediocridad, la falta de talento y la estupidez (me incluyo en todos para que no se me acuse de nada) en el que cada cual se lame su pijo, con perdón.

Pero, ¿no es la experiencia algo crucial en todos los campos? ¿Relevan de sus puestos a los investigadores científicos? Seguramente no, ¡por Dios santo espero que no!

Afrodita, Mazinger ZEn nuestra profesión las canas, femeninas y masculinas, son cuanto menos una garantía. Y así parece reconocerlo ¡al fin! la BBC, a la que también le vendrá de perlillas la operación de marketing que todo este asunto conlleva. ¡Qué maja la cadena!

A pesar de todo, la televisión continuará sirviendo a los ciudadanos contenidos informativos o de ocio y entretenimiento mediante brillantes sonrisas, peinados perfectos, y juventud, mucha juventud. Pechos fuera que diría Afrodita, y fuera pellejo que añado yo.

No es que esté en contra de la juventud, más bien todo lo contrario, tenemos excelentes presentadores, periodistas, cámaras, realizadores… que son jóvenes y muy buenos. Me encantaba Pepa Bueno y Los Desayunos de TVE, pero me gusta tanto o más, la jovencísima Ana Pastor que la ha sustituido de manera brillante, sin calco de estilos, con secciones frescas y sin aspiraciones frenéticas.

Pero con todo, o a pesar de ello, seguimos encontrando un matiz doliente: la mujer mediática debe ser (por este orden y con frecuencia) guapa y profesional. Sobre todo en España. Y si no repasen nuestras cadenas y fíjense en el aspecto de ellas. Pero, por favor, pasen luego a fijarse en ellos donde las canas, (¡alabado sea el Señor!) son la voz de la experiencia.

Anuncios