Almudena Ariza: “El periodismo es una cuestión de actitud no de género”

La periodista Almudena Ariza. Imagen de TVE.

La periodista Almudena Ariza. Imagen de TVE.

A Almudena Ariza lo que más le gusta es viajar y contar lo que ocurre. Se nota. Sin dejar de lanzar media sonrisa, afirma: “Creo que lo hago bien o no demasiado mal. La clave está en disfrutar lo que se hace”. Pero acto seguido aterriza de ese espacio íntimo, en el que es posible vislumbrar una mujer apasionada, para reconocer que los periodistas “no podemos estar siempre de viaje, hay que pasar mucho tiempo en la redacción”.

Esta periodista ha estado en escenarios tan relevantes como Afganistán o la ciudad de Nueva York durante los días posteriores al 11-S, también en la agónica Indonesia tras el Tsunami ocurrido en 2004. Sus trabajos le han granjeado reputación y fama personal; sin duda, su evolución com periodista de campo ha ido en aumento desde que casi adolescente comenzará su periplo como profesional de la noticia.

Con diecisiete años daba sus primeros pasos en la radio, en la Cadena Ser. A esa faceta radiofónica le siguió TVE donde presentó el telediario. Y allí permanece, ligada a Televisión Española como enviada especial además de presentar, en el Canal 24h del ente público, el programa diario Corresponsales.

Esperando el inicio del Informativo. Imagen de TVE.

Esperando el inicio del Informativo. Imagen de TVE.

“La radio es un medio cálido, con mucha fuerza personal, en el que uno pone mucho de sí mismo”, confiesa la periodista quien asegura, al mismo tiempo, que nunca pensó dedicarse a la televisión, un medio al que reconoce como una de las aspiraciones de muchos profesionales que “además quieren el ascenso rápido”. Sin dejar de ser interesante, dice, permanecer constantemente en un estudio de televisión, presentando los trabajos que hacen otros es quedarse “corto”. “Siempre he querido estar en esos lugares donde estaban las personas a las que yo les daba paso”.

Corresponsal todoterreno ha realizado coberturas informativas intensas como las de Afganistán, su primera guerra.  Sin embargo, su faceta como reportera tiene un despegue característico en la profesión a la que el destino, a veces, suele favorecer con buenas oportunidades.

Cansada del trabajo estático de estudio y redacción decide tomar un año sabático en 1999 para viajar a Nueva York. Tras su regreso se incorporaría de nuevo a TVE donde presentaría el reputado espacio Informe Semanal. Son los atentados del 11-S los que la precipitan hacia el reporterismo. Sus responsables de entonces, nada más ocurrir el desastre, pensaron inmediatamente en ella como enviada especial. “Esta fue la primera cobertura seria, importante y decisiva en mi carrera”, afirma Almudena que no puede disimular el orgullo en los ojos.
Almudena Ariza (3)

Almudena Ariza en Afganistán. Imagen Encuentros Digitales de RTVE.

“Persigo experiencias intensas y aspiro a saberlas contar”. Pero la realidad es dura. Ha dormido en la calle y ha tenido que prescindir de agua, aseo o comida durante alguna de sus coberturas.  A pesar de todo reconoce que el periodista que se sabe mover lo sabe hacer en la guerra, en entrevistas, en ruedas de prensa o buscando información. “El periodista tiene que tener garra, sentido común y ser espabilado. Lo importante es saber contar historias, vivir el periodismo con intensidad, vibrando sobre el terreno, derramando pasión”. Cree que el periodismo “es una cuestión de actitud y no de género”.

Uno de los fundadores del diario italiano La Repubblica, Eugenio Scalfari, decía que ser periodista es, en definitiva, “gente que cuenta a la gente lo que le pasa a la gente”. Una frase, que en el caso de esta corresponsal, resulta conveniente y oportuna. Responde bien a la manera que tiene de entender una profesión de la que dice “nunca deja de alimentarse”, sobre todo cuando “ahora, todos tenemos que hacer muchas más cosas”.

 

Almudena Ariza formó parte de la mesa redonda organizada por el periodista Antonio San José,  director del curso Televisión, poder y audiencias incluido en la programación de Cursos de Verano de El Escorial, que cada año realiza la Universidad Complutense de Madrid.

Anuncios