La poesía visual de Bob Dylan de nuevo en Europa

Bob Dylan

El cantante prepara una nueva exposición que llegará a Dinamarca en otoño de 2010. Cerca de 100 cuadros, dotados de colorido y rebosantes de personalidad e influencia impresionista, se exhibirán en la Galería Nacional de este país. No es la primera vez que Bob Dylan escoge una ciudad europea para mostrar su obra que en esta ocasión incluirá 30 pinturas de gran tamaño que jamás han sido vistas.

La primera exposición de cuadros de Bob Dylan tuvo lugar en el Museo de Colecciones de Arte de Chemnitz (Alemania) en 2007, justo el mismo año en que fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

En este dibujo de mujer se encierra el origen de la obra pictórica de Bob Dylan. El dibujo está incluido en el libro Drawn Blank publicado en 1994.

Este dibujo de mujer encierra el origen de la obra pictórica de Bob Dylan. El dibujo está incluido en el libro Drawn Blank publicado en 1994.

En esa primera exposición se difundieron 175 dibujos (en pastel y acuarela) que el compositor había realizado en la década de los ochenta. La muestra se tituló Dylan. The drawn blank series y sirvió para manifestar el universo personal del artista, cuyas canciones, auténticos cuadros sonoros, respondían no sólo a la necesidad de dar salida a los sentimientos sino a toda una época y su generación. La magia musical de Dylan se ha escondido siempre en la sapiencia de dibujar, sin prisas y con sus canciones, retazos de pequeñas y grandes historias.

Pero cabría recordar que la incursión del cantante en la pintura comenzaba bastantes años atrás. Concretamente en 1968 cuando recibe, como regalo de cumpleaños y de la mano de su ex-mujer, una caja de óleos que inevitablemente terminarían seduciendo al cantante y poeta estadounidense.

Habría que esperar hasta 1994 para que el mundo conociera el lado artístico de Dylan; en esa fecha aparece en el mercado el libro titulado Drawn Blank de la editorial Random House, que contiene los esbozos realizados desde 1989 hasta el mismo año de la publicación del libro. Son los bocetos con los que se da publicidad a la faceta artística del músico. En el mismo prólogo, Dylan definía la producción visual que englobaba el volumen como “retazos de cuadros que nunca fueron pintados, aún deben ser pintados o, más bien, nunca serán pintados”. El verdadero creador artístico permanecía todavía en el abismo de la indefinición aunque el cansancio de sus temas se adivinaba en cada dibujo. A partir de entonces, además de escucharse podían verse los pensamientos observando cada uno de sus cuadros.

Una temática frecuente en la obra del cantante y poeta son las solitarias e interminables vías de tren.

Una temática frecuente en la obra del cantante y poeta son las solitarias e interminables vías de tren.

Con abundante colorido la obra pictórica de Dylan, dirigida por el pintor Bruce Dorfan, denotaba ya el aprecio por maestros de la pintura impresionista tan relevantes como Matisse, Chagall o Van Goth. Incluso por el impresionismo alternativo de Edgar Degas más centrado en la perfección del dibujo que en el colorido.
 
La segunda exposición llegaría algunos meses después en la ciudad de Londres. Organizada por la Sala Halcyon, en 2008, Dylan daría a conocer alguno de estos cuadros junto con nuevas creaciones que pasaban de ser una afición a afianzarse en el ámbito artístico profesional. La mayoría de las obras expuestas en Londres habían sido creadas durante las giras musicales del cantante y su banda, y en los períodos más tranquilos en los que se confinaba en los estudios de grabación.

El músico nunca ha escondido la inspiración de su pintura, por eso y con motivo de la exposición en Halcyon, declaró al diario The Times que su obra responde a la necesidad de ofrecer una especie de panorámica del mundo tal y como lo tiene ante sus ojos.

La exposición que se anuncia ahora y que se desarrollará el próximo otoño de 2010 en la Galería Nacional de Dinamarca supone un paso más en su carrera como pintor.

Man on a bridge de Bob Dylan.

Man on a bridge de Bob Dylan.

Dylan reconoce que siempre ha dibujado y pintado (algunos de sus dibujos ilustran las portadas de sus discos) pero que “hasta hace poco nadie lo había tenido en cuenta”, y afirma que “hasta ahora no ha recibido ningún apoyo”. Está claro que algo ha cambiado en los últimos años porque el cantante dice con naturalidad que además de ingresar dinero con su música vende bastante bien sus cuadros, incluso se le hace difícil cumplir con la demanda.

Anuncios