De la anchoa al boquerón

Ilustración de MATT para Juan Cruz en El País, Suplemento Domingo, 12.07.09.

Ilustración de MATT para Juan Cruz en El País, Suplemento Domingo, 12.07.09.

Hace unos días este blog dedicó unas líneas a la elocuencia de Rita Barberá y su relación con las anchoas. Hoy, domingo, día de descanso, de lectura sosegada de periódicos, de recuperación acelerada de artículos pendientes y de flirteos con el próximo libro que aguarda valiente la inmersión de su dueña, encuentro en las páginas del suplemento Domingo de El País, una interesante Biografía de una anchoa, a cargo de Juan Cruz. Como siempre Cruz elige certeras palabras e hila fino. Demasiado fino, quizá. Sí, ciertamente es un contraste de sabores, amigo Cruz, eso de matizar sobre regalos sin atender a los hechos, de defender sin cuestionar, siquiera por una pizca de pudor o prudencia, a los correligionarios de partido sólo porque se comparten unas siglas. O, ¿quizá es que se comparte algo más?

Me da pena el protagonismo de la anchoa que estos días anda fuera del plato. Pero quien de verdad apena es el boquerón del mediterráneo sobre el que pesa la acusación de un presunto delito de cohecho pasivo impropio (figura jurídica que se introdujo en el artículo 426 de la reforma del Código Penal realizada en noviembre de 1995), que también explica el periodista Josep Torrent en este mismo suplemento bajo el título El espejo roto de Camps.  Éste sí que tiene por qué preocuparse porque salga lo que salga de este asunto (me mantengo escéptica frente a la justicia que le toca) vagará de por vida tatuado con el deshonroso asunto de los trajes y las adjudicaciones. Puede que en Valencia crean que todas las anchoas son iguales pero lo que de verdad las diferencia es el traje de presentación, y si no, juzguen ustedes observando la ilustración de MATT para El País.

Anuncios