Los días saturados de Dorothea Lange

 
Migrant Mother. Fotografía de Dorothea Lange. Retrato de Florence Owens con dos de sus hijos en un campo de refugiados. Nipomo, California, 1936.

Migrant Mother. Fotografía de Dorothea Lange. Retrato de Florence Owens con dos de sus hijos en un campo de refugiados. Nipomo, California, 1936.

Visitar la exposición monográfica de Dorothea Lange, que con motivo de la duodécima edición de PhotoEspaña 2009 se expone en Madrid, debería ser casi obligado. No voy a decir que en pocas fotografías el visitante puede comprender la extensión y los efectos de la Gran Depresión porque el compilado de imágenes es bastante amplio, pero sí puedo afirmar que nunca, en tan pocos metros cuadrados, se ha encerrado tanta verdad.

Las fotografías que se exhiben en la sala del Museo Colecciones ICO (C/ Zurbarán, 3) comprenden el grueso volumen de una estragada historia económica que arrasó a toda una generación, cuyos efectos se prolongaron durante décadas y cuya semilla se antoja tan cercana. La temática de esta exposición  es el origen de la fama de su protagonista: el colapso norteamericano que desencadenó el crak del 29, los difíciles años treinta, llenos de hambre, desempleo y escasez. Años duros agravados por una sequía que dejó campos secos y a la población desesperada. Tan sólo el empeño de aquellos que estaban al frente de las principales oficinas administrativas del país llevó al presidente Franklin D. Roosevelt a la convicción de que reactivar la economía y reducir el paro eran algo más que cuestiones de Estado. La desolación provocada por el fracaso del sistema, al igual que ahora, sobrepasaba lo político y escuetamente económico para convertirse en un asunto eminentemente social.

Granjeros negros. Foto Dorothea Lange.

Granjeros negros esperan algo de trabajo. El campo está seco. Foto Dorothea Lange.

Dorothea Lange, que por entonces se hallaba presenciando lo que sería su primera exposición en la galería Willard Van Dyke de San Francisco, en 1934, era una joven fotógrafa que se había dedicado principalmente a retratos de estudio de familias acomodadas norteamericanas. Fotos que realizaba en el estudio de Arnold Genthe, trabajo que compatibilizó con encargos por parte de revistas ilustradas. Es en esta primera exposición donde contacta con Paul S. Taylor, un profesor de economía de la Universidad de California que le pide que ilustre un texto sobre la huelga de San Francisco para Survey Graphics. A partir de este encuentro Lange y Taylor compartirían prácticamente una vida en la que, obsesionados por sus respectivos trabajos, recorrerían los principales Estados y sus principales ciudades, registrando con la misma precisión de un notario la situación del país, los efectos de la crisis, las posibles soluciones y los frutos de las medidas acometidas por el gobierno. Él actuaba en nombre del gobierno, supervisando, comprobando, ponderando las prioridades para sacar adelante el país. Ella testimoniaba con imágenes las palabras que pronunciaba Taylor en sus reuniones oficiales. Sus fotografías apoyaban y daban fe de la realidad.

Durante más de una década Lange recorrió Estados Unidos retratando la pobreza y el hastío de las víctimas de los años más tristes de Norteamérica; el más famoso de todos estos retratos es Migrant Mother. Realizado en 1936 la imagen de Florence Owens, una joven de 32 años madre de siete hijos, ha superado protagonista y autora convirtiéndose en un icono de aquello que no debe caer en el olvido. La fotografía se publicó por primera vez el 11 de marzo de 1936 en el diario San Francisco News. Luego saldría en Survey Graphics y en U.S. Camara. En 1998 fue utilizada para una serie de sellos de correos.

Hombre tirado en el suelo. San Francisco, 1934. Foto Dorothea Lange.

Hombre tirado en el suelo. San Francisco, 1934. Foto Dorothea Lange.

Dorothea Lange inmortalizó la saturación de la tristeza, fotografió a familias arrasadas y arrastradas por el país en busca de sustento, de futuro. Paisajes inertes en los que no crece nada, campos secos y hambrientos como sus agricultores. También ciudades donde millones de parados (en el censo llegaron a constar más de diez millones de desempleados, cifra que se queda corta y que expertos elevan hasta trece millones) esperan en la calle Howard, más conocida como Skid Row Street -la calle de los parados-,  buenas e improbables noticias. 
Fila de parados en la Oficina Estatal de Empleo. Foto Dorothea Lange. 1934.

Fila de parados en la Oficina Estatal de Empleo. Foto Dorothea Lange. 1934.

Arrollada por la contienda mundial, Lange tendría también la oportunidad de atrapar en material sensible la ignominiosa evacuación de los japoneses afincados en Estados Unidos, a los que se confinó en barracones y se les despojó de propiedades, viviendas y negocios, al igual que lo hiciera el régimen nazi con los judíos. Sus cámaras captaron la paradoja de un país que luchaba en nombre de la libertad y por los derechos humanos y que tras el ataque de Pearl Harbour actuaba con idéntica y cruel pasión.  

120.000 ciudadanos japoneses que vivían en California, Oregón y Washington fueron evacuados e internados en barracones tras el terror desatado por los ataques de Pearl Harbour (07.12.1941). Foto Dorothea Lange.

120.000 ciudadanos japoneses que vivían en California, Oregón y Washington fueron evacuados e internados en barracones tras el terror desatado por los ataques de Pearl Harbour (07.12.1941). Foto Dorothea Lange, 1942.

La exposición Dorothea Lange. Los años decisivos forma parte de la historia universal. Su trabajo se desarrolló en jornadas intensas en las que la propia fotógrafa reconocía desfallecer. Días saturados de tristeza a los que se enfrentaba con la cara fresca y la necesidad de olvidar para seguir hacia delante.  Sus imágenes son documentos difíciles de olvidar, se cuelan en el visitante. Quizá tengan más fuerza por el anonimato en el que están sumidos los protagonistas; de ellos destila el aroma de la penuria sobrevenida. Son fotografías de la nada, de los que carecen de ilusión. Describen esa nada que se puede tocar cuando el mundo se para. Estas imágenes formarían parte de una ilusión si no fuera porque estando donde están y siendo como son, describen fragmentos oscuros de la vida humana.

 

Dorothea Lange (1895-1965) ha estado presente en numerosos países además de documentar parte de la historia norteamericana disponible en el libro An American Exodos. Pese a ser conocida principalmente por todo lo anterior, la obra de Dorothea Lange es mucho más extensa. Visitó Japón, Korea, Hong Kong, Filipinas, Tailandia, Indonesia, Burma, India, Nepal, Pakistán y Afganistán. De todos ellos se guarda un importante material que ha estado en las principales ciudades del planeta incluido el MOMA de New York cuyas salas la han acogido en cinco ocasiones. Entre 1958 y 1960 la fotógrafa estuvo en Ecuador y Venezuela donde fotografió la reforma agraria y las comunidades en desarrollo para la United Nation Social Welfare Division. Este trabajo formó parte de la exposición Death of a Valley en el Museo de Arte de San Francisco.

Dorothe Lange. Los años decisivos puede visitarse hasta el 26 de julio, fecha en la que concluye la duodécima edición del Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales, PhotoEspaña 2009. (Museo Colecciones ICO. C/ Zorrilla, 3).

Anuncios